La fruta extremeña mira a Asia, Oriente Medio y Latinoamérica

Posted on

Cerezas, ciruelas, nectarinas y melocotones concentran la mayor producción de fruta de hueso extremeña, de la que se exporta un 75% a más de 40 países

ciruelas nectarinas etc

El sector de la fruta extremeña ha pisado el acelerador en el mercado exportador. Pese a no disponer de vías de salida rápidas por ferrocarril hacia los grandes puertos andaluces, portugueses y del Levante español, ha logrado acaparar en su primer año las exportaciones de frutas de hueso a China con más de 800 toneladas de ciruelas vendidas, el 97% del total exportado a aquel país.

Y exporta cada campaña a más de 40 países por valor de casi 150 millones de euros, desde las más selectas tiendas de Londres hasta Brasil, los emiratos de Oriente Medio o Asia. Lo que da idea de su potencial productor pero también de la creciente profesionalización de sus empresas y cooperativas, como Tany Nature, Sol de Badajoz, Crex-Naturcrex, Landfruit, El Escobar, Grupo Alba Internacional, Acopaex, Agrupación de Coooperativas Valle del Jerte, Haciendas Bio, Campo y Tierra, Membrillos Extremeños, Frutas del Guadiana, Nogalfruits, Torrealta, Biomova, Valgreen, Frumaex, Alfonso Cruz, Frumex, Mercoguadiana, Farm Fruit, Fruvaygo, Biosphera SAT o Cofruits.

En la región se cultivan unas 23.000 hectáreas de frutales, con más peso de los regadíos del Guadiana en la provincia de Badajoz, con la excepción de la cereza del Jerte. A estas habría que sumarles las más de 5.170 hectáreas de higueras, tanto para higo seco como para fresco, que cada vez se extienden más a zonas de regadío.

Por volumen de hectáreas, la cereza del Jerte sigue siendo el primer cultivo frutícola en extensión con 7.440 hectáreas y ventas superiores a los 37 millones de euros anuales. Pese a la mala campaña anterior, sigue siendo un cultivo clave en el sector tanto en exportación como en precios en origen. El 60% de las Picotas del Jerte, las únicas que se desprenden del árbol sin rabito, se exportan, especialmente a mercados como Reino Unido y Alemania.

Mientras, la ciruela extremeña con 6.097 hectáreas, se ha consolidado como un referente en España y en el mercado europeo, con ventas cercanas a los 63 millones de euros, y cada vez mercados más lejanos, especialmente en Asia y Latinoamérica. Las nectarinas con 4.504 hectáreas y el melocotón con 4.171 también destacan en volumen, aunque con mayor competencia en el mercado español. También destacan las 392 hectáreas de albaricoques y las 619 de peras, este último sin tanta fuerza como años atrás.

Las grandes centrales hortofrutícolas han querido diversificar en los últimos años y apostando por nuevas variedades, aunque con volúmenes todavía pequeños salva en el caso del paraguayo. Así hay plantadas 52 hectáreas de cítricos, 48 de manzano, 42 de membrillo, 77 de granados, 7 de kiwis y 156 de caquis.

Sin contar con las 8.000 hectáreas de frutos secos que ya se cultivan en la región, entre las que destacan las más de 4.000 hectáreas de almendros, las 2.400 de castaños, las 1.400 de nogales y las más de 500 hectáreas de pistachos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s