“El olivar tradicional, mayoritario en Extremadura, debe afrontar grandes retos para su supervivencia”

Posted on

Entrevista con
Daniel Martín Vertedor
y José Manuel López Caballero
Autores del libro “Aceite de Oliva Virgen, Saber y Sabor de Extremadura”

Doctores en Biología, expertos en Aceite de Oliva Virgen y catadores, y autores del libro “Aceite de Oliva Virgen, Saber y Sabor de Extremadura”, coeditada por la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio y por el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX-INTAEX).

¿Cuáles serían los puntos fuertes del sector oleícola extremeño?

Uno de los puntos fuertes del olivar extremeño es la superficie del olivar superintensivo de regadío que está creciendo con fuerza en Extremadura y, por supuesto, la elevada calidad del producto que se elabora. El olivar superintensivo produce más de 20.000 kilos por hectárea frente a las bajas producciones que produce el olivar tradicional y/o marginal, que tiene que adaptarse o valerse de las ayudas ecológicas para seguir adelante. Pero aunque el olivar superintensivo sería un modelo ideal de producción, no es viable para todos por diversos motivos, desde las condiciones del suelo y la falta de agua, hasta el importante desembolso económico que requiere. En cuanto a la calidad de los aceites de oliva virgen que se elaboran, a pesar de su antigüedad, la industria oleícola de nuestra Comunidad nunca ha sido tan importante en el ámbito ambiental, económico y social como lo es actualmente.

En las dos últimas décadas se han dado pasos importantes en la mejora de la calidad de los aceites de oliva vírgenes extremeños, un ímprobo esfuerzo que ha contribuido a colocar a Extremadura en la senda de sus principales competidores a nivel nacional e internacional. En poco tiempo el sector productor extremeño se ha convertido en referencia por su modernidad y profesionalidad. Los numerosos premios que las empresas extremeñas obtienen en todo el mundo dan fe de la calidad del producto que elaboran.

¿Y su principales retos pendientes en producción y comercialización?

Por otra parte, el sector tiene por delante una importante tarea de reestructuración del cultivo. Debe encaminarse a aumentar la producción y reducir costes, ya que es lo único que hará viable al sector en el futuro. El olivar tradicional no resultaría económicamente rentable si no fuera por las ayudas de la Unión Europea. Por lo tanto este tipo de cultivo, que es  mayoritario en Extremadura, se enfrenta en un futuro inmediato a una serie de retos para su supervivencia y viabilidad económica. Las alternativas que se proponen deben estar orientadas a incrementar el precio de los aceites producidos y a aunar esfuerzos para la reducción de los costes generados en el proceso de obtención de aceituna y por ende de aceite.

Hay que aumentar la comercialización que permita aumentar la renta de los agricultores. La aparición de nuevos mercados hace necesario intensificar las campañas de promoción y comunicación de cara al consumidor para posicionar el producto en los supermercados y puntos de venta. Es necesario tener unos buenos precios en origen, que hará que el sector pueda seguir adelante y se garantice la supervivencia del olivar tradicional. Pero el problema viene por las oscilaciones que registra el precio del aceite de oliva, que varía mucho no sólo de una campaña a otra, sino en la misma campaña, y eso hace que la rentabilidad de las explotaciones también oscile.

En los últimos cinco años no han parado de abrirse nuevas almazaras y salir al mercado nuevas marcas de AOVE en Extremadura ¿El peso del envasado irá ganando poco a poco terreno a los graneles?

El sector productor y comercializador extremeño vive el mejor momento de su historia, aunque existe aún margen para mejorar, sobre todo en aspectos como la competitividad y el consumo. Este panorama ha llevado a una mayor competitividad en el sector de Aceite de Oliva envasado, llevando a empresas que no poseen una tradición en el envasado, a irrumpir en el mercado de la internacionalización y el comercio de un producto diferenciado. Esta mayor competencia está llevando a un alto número de almazaras a comercializar sus Aceites de Oliva Vírgenes envasados, existiendo en Extremadura más de cien envasadoras de las aproximadamente 1.600 que existen en toda España.

Cada vez más, el virgen extra se está incorporando por otras industrias para envasarlo o bien para incorporarlo a algún producto alimentario con clientes europeos. Lo que exigen a los proveedores es garantía de la máxima calidad comercial. Sin embargo, por venderse el aceite a granel, no significa que se malvenda. Puede venderse a granel a industrias exigentes, que están dispuestas a pagar la prima por calidad. Y esa prima es un diferencial muy interesante. Hay que trabajar en potenciar nuestras marcas comerciales para que se conozcan no sólo por el sector profesional sino por el consumidor final.

La mayor parte del olivar extremeño es de secano y con una extensión por parcela bastante limitada ¿Cómo podría modernizarse este modelo para ser más competitivo?

Ciertos olivares tradicionales y/o marginales presentan muy baja rentabilidad, se encuentran en zonas de difícil acceso con fuertes pendientes y cuentan con una serie de limitaciones como son el tamaño de las explotaciones, la orografía y la escasez de agua.  En Extremadura el olivar marginal se encuentra situado en distintas zonas de la región. Así en la provincia de Cáceres, cabe señalar la zona más situada al norte, en comarcas como Gata-Hurdes, Vera-Ambroz-Jerte, Ibores, Logrosán-Guadalupe y también en la comarca de Montánchez. En Badajoz, el olivar marginal se encuentra situado en el Sureste de la provincia, especialmente en La Siberia y La Serena. A pesar de que el olivar marginal se podría decir que está localizado principalmente en estas zonas, hay municipios no encuadrados en estas zonas o comarcas, y que por especificidades propias pueden considerarse como olivar marginal (Alburquerque, Monesterio, Cabeza la Vaca, etc.). El coste de explotación de este olivar es muy elevado, puesto que la mayoría de las operaciones tienen que realizarse de forma manual lo que supone un gran coste en mano de obra. Este trabajo es realizado normalmente con mano de obra familiar. En estos casos, es necesaria la puesta en valor del aceite que se produce y aumentar las ayudas a este tipo de cultivo ubicados en orografías difíciles.

Por otro lado, otra solución pasa por realizar una modernización del sector empezando por una reestructuración de este olivar tradicional con el objetivo de reducir los distintos costes de producción para aumentar la rentabilidad de las explotaciones, siendo necesario además incidir en la mayor profesionalización del sector con anterioridad a acometer cualquier reestructuración. Con ayudas sustanciosas para sustituir algunos olivares por otros de mayor densidad y más fácilmente mecanizables. De hecho, las producciones se podrían aumentar en determinadas zonas como en Monterrubio y en Tierra de Barros de ponerse en funcionamiento los proyectos de transformación en regadío que están en estudio. Indicar que ambas comarcas son referentes del sector oleícola en nuestra región con un olivar de secano muy mayoritario. Cuando se puedan regar estos olivares se aumentarán considerablemente sus producciones.

Extremadura dispone de variedades autóctonas muy apreciadas ¿Debería la región poner más en valor estos aceites de oliva monovarietales tan singulares como los de la Manzanilla Cacereña o la Morisca?

El análisis de todos los atributos sensoriales y su relación con la variedad y/o región de procedencia es un aspecto muy importante para cada comarca productora extremeña, pues cada vez es mayor la demanda consumidora de aceites monovarietales por sus peculiares características sensoriales. En este sentido algunos empresarios aceiteros de nuestra Comunidad están elaborando, cada vez en mayor volumen, aceites monovarietales consiguiendo así un producto único, que en algunos casos se diferencia en el mercado al proceder de variedades que sólo se cultivan en determinadas comarcas oleícolas extremeñas. De igual manera, el sector oleícola extremeño, ha iniciado el cultivo de otras variedades no tradicionales de la zona para ofrecer dentro de su catálogo de productos otros aceites monovarietales hasta ahora más conocidos y aceptados en el mercado nacional e internacional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s