Tomate, maíz y arroz lideran el regadío extremeño con más de 90.000 hectáreas de cultivo

Posted on

cultivos regadio

Mientras, el olivar intensivo, el almendro, la higuera y las hortalizas ganan terreno como cultivos complementarios en regadío

Hasta que lleguen las nuevas zonas de cultivo anunciadas en Tierra de Barros y Monterrubio de la Serena, las Vegas del Guadiana siguen siendo las grandes protagonistas del regadío regional. Sin olvidar la zona del Alagón y el Valle del Tiétar. Aunque los precios de campaña puede hacer oscilar el volumen global de las plantaciones -como ha ocurrido con el  maíz para alimentación animal en los últimos años- hay tres cultivos que se reparten el liderazgo del regadío: tomate para industria, maíz y arroz. Aunque estos dos últimos cultivos han tenido problemas de rentabilidad en los años.

La media de plantaciones de tomate en las últimas campañas ha oscilado entre las 22.000 y las 24.300 hectáreas, mientras que en el caso del maíz la oscilación es mayor, desde 49.000 a más de 58.000 hectáreas. Mientras, el arroz ha oscilado entre las 23.000 y las 27.000 hectáreas.

Entre los tres cultivos concentran cerca de 100.000 hectáreas de cultivo en los regadíos de la región, la gran mayoría en las Vegas Altas y Bajas del Guadiana. Y entre los tres facturan en torno a los 285 millones de euros, solo en valor de producción, sin contar la industrialización del producto ni su valor final de mercado. Hay que tener en cuenta que el valor de la producción vegetal extremeña se acerca a los 1.200 millones de euros.

Otros cultivos importantes en extensión en el regadío regional son los frutales, que concentran en torno a las 25.000 hectáreas, incluyendo entre ellas las más de 7.000 hectáreas de cerezos del Jerte y comarcas norteñas de Cáceres. Entre los frutales destaca el melocotón y las nectarinas con más de 9.100 hectáreas seguidas de la ciruela con 6.500 hectáreas.  También destacan las 8.600 hectáreas del cultivo del tabaco en las comarcas cacereñas y las 18.000 hectáreas de girasol, más en secano.

Durante los últimos años, los agricultores comienzan a buscar alternativas a los cultivos tradicionales en el regadío, en busca de mejores precios o de complementos a su tradicional fuente de ingresos. Entre ellos destacan el olivar intensivo y superintensivo, en gran crecimiento en las Vegas del Guadiana como lo demuestra la apertura o ampliación de almazaras en la zona; el almendro, el pistacho y el nogal con el boom de los frutos secos; la higuera, con cotizaciones de precios altas en las últimas campañas y una fuerte demanda mundial; y también los cultivos hortícolas, sobre todo para abastecimiento industrial. Los graves problemas que han tenido regiones como Murcia, tradicionalmente líderes en el mercado de hortalizas y verduras, han ayudado también a este despertar de las Vegas del Guadiana por sembrar y producir hortalizas.

La importancia de los cultivos de regadío en Extremadura, que tomó impulso en sus orígenes con el Plan Badajoz, no solo hay que valorarla por sus producciones. Sino también por el empleo industrial que genera. Y en este caso, el sector estrella sigue siendo el del tomate, gracias a sus 12 potentes industrias privadas y cooperativas que procesan más de 2 millones de toneladas en campaña generan cientos de puestos de trabajo. En menor estaría el arroz, con dos industrias en la región: Extremeña de Arroces Soc. Coop. en Miajadas y Arrocerías Pons en Don Benito. Y por último el maíz, con más empleo logístico y de transporte que industrial, a excepción de la planta de Pepsico en la localidad de Lobón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s