alqueva

Dina Lopes (Consulai): “Los empresarios extremeños son los que más están invirtiendo en los regadíos de Alqueva”

Posted on

consulaiEntrevista con
Dina Lopes
Responsable de proyectos estratégicos de Consulai

Alqueva y sus regadíos siguen siendo uno de los principales atractivos para los empresarios extremeños del sector agrario, y una de las nuevas vías de cooperación entre ambos territorios. Consulai, con sede en Lisboa y Beja, es una de las mayores consultoras especializadas en el sector agroalimentario, agrario y forestal de Portugal, pieza clave en el programa Agrifood/Invest in Portugal llevado a cabo por el Gobierno luso para atraer inversores.

¿En qué consiste el proyecto Agrifood que está desarrollando Portugal?

El proyecto Agrifood/Invest in Portugal consiste en captar inversores extranjeros para el sector agrícola y agroindustrial de Portugal, principalmente en la zona de Alqueva aunque no es exclusiva. Hay otras regiones con posibilidades también dependiendo sobre todo del tipo de cultivos que se quieran llevar a cabo.

¿En el caso de Alqueva y sus zonas de regadío cuáles son los principales cultivos que se están plantando?

En la zona de Alqueva sobre todo destaca el olivar intensivo y superintensivo, gracias sobre todo a las infraestructuras de riego existentes. Actualmente hay 120.000 hectáreas de riego más otras 45.000 hectáreas en desarrollo para futuros regadíos. Y hay muchas posibilidades con diferentes tipos de fincas y tipos de suelos: para olivar, para almendro que también esté creciendo mucho; frutales de hueso; uva de mesa y uva para vino. Y también en vegetales y algo de frutos rojos. La principal zona producción de frutos rojos está en el litoral, cerca de Odemira. Van a organizar una misión inversa para llevar inversores españoles, franceses y alemanes a la zona de Beja y Odemira.

¿Los inversores y empresarios extremeños tiene gran interés en los regadíos de Alqueva?

Consulai ha trabajado y trabaja con muchas empresas españolas desde hace tiempo. Sobre todo de Extremadura, la mayoría, y también andaluces. La disponibilidad de agua se valora mucho entre los productores andaluces, muy preocupados por las restricciones del uso de agua. Y cada vez más con instalaciones a pie de campo como almazaras en el olivar o centrales de frío en la fruta de hueso.

¿Para los inversores que estén interesados en buscar fincas en la zona cómo deben hacerlo?

Existe un catastro de fincas, gestionado por EDIA (Empresa de Desenvolvimento e Infra-Estruturas do Alqueva, SA.), que permite ver las opciones existentes. Nosotros como empresa consultora ayudamos al productor e inversor a elegir la mejor opción para el tipo de cultivo que quiera llevar a cabo y después para realizar el Business Plan del mismo. Y todos los proyectos necesarios para tramitar ayudas y subvenciones, que son mayores que las que existen en otros países europeos. Es EDIA quien sabe si las fincas disponibles están en venta o son para arrendamiento.

¿Los precios medios por hectárea son más caros o baratos que en el regadío español?

Para venta, el precio medio estaría  rondando los 15.000 a 18000 euros por hectárea de regadío. No son valores exactos ya que depende del tipo de finca, suelo, extensión, ubicación, etc. Una gran ventaja frente a España es el precio del agua. Alqueva tiene agua asegurada para cuatro años en sequía gracias a su gran embalse e infraestructuras. Hay un precio diferente si el riego es por presión o sin presión. El primer año no se paga y después se comienza por pagar el 30% que va subiendo año a año hasta que el octavo año su precio es de 0,09 céntimos por metro cúbico, con intención de bajarlo aún más. Mucho más barato de otras zonas españolas de regadío como Almería con precios de hasta 0,18 céntimos por metro cúbico.

¿Y el precio de la energía?

En Portugal la energía no es barata. Quizá algo más baja que en España pero no hay grandes diferencias. La mayor ventaja es el precio y disponibilidad de agua, y también aún el precio de la tierra. Y la disponibilidad aún de importantes extensiones gracias a la expansión de regadío.