aves

Extremadura, territorio clave para la conservación y recuperación del buitre negro

Posted on

buitre negro
Buitre negro ©Juan Becares

El buitre negro se recupera en España. Así se desprende de la publicación El buitre negro en España, Población reproductora y censo 2017, editada reciente por SEO/BirdLife. “Este cambio tan positivo seguramente se deba a muchos factores, pero sin duda el esfuerzo realizado para revertir la prohibición que originó la eliminación de cadáveres en el campo ha sido fundamental en la recuperación de la especie”, asegura Juan Carlos del Moral, coordinador del área de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife y del citado estudio.

Según el último censo de buitre negro coordinado por SEO/BirdLife la especie en España se reparte en 43 colonias y 6 parejas aisladas que reúnen 2.548 parejas. Éstas se extienden por 7 comunidades autónomas y 14 provincias.

Extremadura, clave para la conservación del buitre negro
La comunidad autónoma de Extremadura acumula 964 parejas, que supone el 37,9% de la población española y Cáceres (854 parejas), con el 33,6% de la población estatal es la provincia con mayor población. Las colonias de reproducción más importantes de buitre negro en España son las ubicadas en la Sierra de San Pedro y en el Parque Nacional de Monfragüe (Extremadura) con 333 y 327 parejas respectivamente, pero se deben considerar cuatro grandes núcleos de reproducción; Sierra de San Pedro, Monfragüe, Cabañeros y Rascafría-Valsaín, con sus colonias perimetrales.

Agrupando los emplazamientos de reproducción por cuencas hidrográficas, la cuenca del Tajo es la más importante (61% de la población), el segundo lugar lo ocupa la cuenca del Guadiana (26,22% de la población). Las formaciones vegetales que albergan mayoritariamente la población de buitre negro son los bosques de encina y alcornoque.

El 80% de la población se encuentra en altitudes por debajo de los 1.000 metros, y siempre su nidificación está condicionada por la existencia de grandes árboles instalados en formaciones boscosas. La red de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) acoge el 90% de los nidos de la población actual.

El buitre negro está incluido en la Lista Roja Mundial de Especies Amenazadas de UICN en la categoría de “Casi Amenazado”, debido básicamente al declive sufrió en el último siglo en la mayoría de los países donde se distribuye. En España se encuentra incluida en la categoría de “Vulnerable” en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

El número de aves comunes en declive se ha triplicado en los últimos diez años

Posted on

Los últimos datos  sobre la evolución de las aves comunes se han  presentado en el XXIII Congreso Español de Ornitología que se celebra este fin de semana en Badajoz

Golondrinas ©Javier Milla

Aves tan reconocibles y familiares como las golondrinas, los gorriones o los vencejos sufren, desde hace años, el descenso de sus poblaciones. Y cada vez son más: desde 2005, el número de especies en estado desfavorable se ha triplicado, de 14 a 38. Los últimos datos disponibles confirman que en el año 2016 tampoco se revirtió esta tendencia: al menos una de cada tres aves con presencia habitual en España durante la primavera experimentó un declive en su número de efectivos. Es uno de los resultados que SEO/BirdLife ha presentado en el 23º Congreso Español de Ornitología, que se celebra en Badajoz durante este fin de semana.

Esta lenta y continua reducción de las aves más habituales en la geografía española visibiliza el impacto que están teniendo determinadas prácticas agrícolas intensivas, el abandono de actividades agrarias y ganaderas tradicionales, el calentamiento global o la destrucción de hábitats y lugares de nidificación, entre otras muchas amenazas para la conservación de la naturaleza. También atestigua un deterioro de la calidad de vida en España. De hecho, la oficina europea de estadística, Eurostat, incluye el seguimiento de las poblaciones de aves comunes entre los índices más importantes para medir la sostenibilidad y el bienestar social.

Existen casos especialmente preocupantes, como el declive del 66,24% del escribano hortelano; de la codorniz, que pierde en torno a un 66% de los efectivos; o el de la grajilla occidental, con un descenso del 50,75%. Las reducciones poblacionales también se observan en otras especies como la perdiz roja –cuyos efectivos se ven reducidos en los censos de primavera en un 34% y en un 47% en los censos de invierno–; el escribano cerillo, que pierde un 43,5%; el mochuelo, con una tendencia a la baja cercana al 40%; o la tórtola europea, que cae este año un 26%.

Se trata, en su mayoría, de especies ligadas a medios agrarios, donde la simplificación del hábitat, el impacto de algunas prácticas agrícolas intensivas, el uso de plaguicidas y el abandono rural están impactando de lleno en la avifauna asociada a este tipo de territorios.

Aves comunes en la región mediterránea sur

En la región mediterránea sur, que comprende aproximadamente las comunidades autónomas de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia, Comunidad Valenciana, Cataluña, Baleares y el valle del Ebro, la situación es algo más favorable para las aves comunes de lo que encontramos a escala estatal. En primavera encontramos un 24% de especies que están en declive, un 46% están en aumento, un 21% se encuentran en situación estable y un 9% de las especies no tiene tendencia bien definida.

En las poblaciones invernantes encontramos un 16% de especies que están en declive, un 30% están en aumento, un 19% se encuentran en situación estable y un 35% de las especies no tiene tendencia bien definida.

¿Siguen siendo comunes?

El refranero español está plagado de referencias a aves comunes que empiezan a no serlo tanto. Es el caso de las golondrinas, que pierden un 24,6% de sus individuos en España; los vencejos, con un descenso del 34,43%; o la alondra común o el abejaruco, que se dejan un 34,7% y un 17,3%, respectivamente.

El gorrión común, quizá el ave más asociada al ser humano, muestra igualmente una tendencia negativa un año más. En este caso, del 15%.

Otras aves fácilmente reconocibles por la ciudadanía tampoco pasan por un buen momento en España. Es el caso del martín pescador (descenso del 17%) o el pito real (declive del 23,4%).

“En los últimos años, entre 2005 y 2016, ha crecido poco el número de especies de aves que se encuentran en estado favorable de crecimiento. De 30 especies que había en 2005 hemos pasado a 42 en la actualidad. En ese mismo periodo, se ha casi triplicado el número de especies que se encuentra en estado desfavorable. De 14 especies que había en 2005 hemos pasado a 38 especies en la actualidad. Una de las buenas noticias de 2016 quizá sea la leve recuperación del alcaudón real, que pasa de estar en declive fuerte a declive moderado”, apunta Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Ciencia Ciudadana de SEO/BirdLife.

“Los malos datos de muchas aves comunes son un fiel reflejo de las amenazas que sufre en este momento la avifauna. La más importante, sin duda, es la pérdida de hábitat, en la que influyen otras dos amenazas: el cambio climático y la transformación del modelo y el paisaje agrario, ya sea por intensificación o por abandono. Otras causas como el impacto de la caza ilegal, el uso de veneno o las colisiones y electrocuciones en tendidos eléctricos  se esconden detrás de los declives poblacionales, especialmente el de las especies más amenazadas”, expone el responsable del Programa de Conservación de Especies Amenazadas de SEO/BirdLife, Nicolás López.

Aves con tendencia positiva

Las aves con tendencias al alza son, fundamentalmente, especies ligadas a hábitats  arbóreos y arbustivos como el arrendajo, el carbonero común, la totovía o el agateador europeo. “El ascenso poblacional de este tipo de aves tiene, en parte, su explicación en el despoblamiento rural. La reducción de superficie cultivada o pastoreada conlleva la expansión del bosque y la superficie de matorral”, señala Inés Jordana, responsable de Agricultura de SEO/BirdLife.