cambio climático

El cambio climático amenaza el futuro de los cultivos estrella del regadío extremeño

Posted on

Tomate, maíz y arroz, que suman 107.000 hectáreas de cultivo y más de 325 millones de ingresos, tendrán que adaptar sus variedades y tiempo de recolección  a veranos más tempranos y largos

La falta de lluvias y la sequía extrema de este verano han puesto en alerta a muchos agricultores del regadío extremeño. A primeros de septiembre, las reservas embalsadas en la provincia de Badajoz, la más importante para el riego de la región, han sido un 20% más bajas que la media de los últimos 10 años. Coyuntural o no, en los últimos cinco años se ha producido un aumento de las temperaturas medias, tanto en España como en la región, con veranos más largos y tempranos que han modificado los tiempos de recolección. Como le ha pasado a la fruta, al tomate, al maíz o a la vid.

El regadío extremeño, muy potente en las Vegas del Guadiana de Badajoz y el Valle del Tiétar y Alagón en Cáceres, se concentra sobre todo en tres grandes cultivos: el tomate para industria, con plantaciones medias de 24.000 hectáreas con un valor para el productor de 150 millones de euros; el maíz, del que este año se han sembrado unas 60.000 hectáreas con una valor de unos 124 millones de euros y también el arroz, que alcanza las 22.500 hectáreas y un valor para el productor de 53 millones. Entre los tres suman unas 108.000 hectáreas de cultivo, y un valor en origen superior a los 325 millones de euros.

Tras ellos, con una alta demanda de riego también destacan los frutales de hueso y la cereza del Jerte –que suman unas 22.000 hectáreas–, el girasol con unas 20.000 hectáreas, el tabaco con unas 8.600 y el pimentón de la Vera con 1.200 hectáreas.

 

Anuncios