castañas

Extremadura cuenta con 14.000 hectáreas de frutos secos, lideradas por almendros y castaños

Posted on

El Grupo Borges concentra el I+D agrícola del grupo en su filial de frutos secos Bain Extremadura cerca de Olivenza

cultivo de almendro

Cada vez es más común ver en el Diario Oficial de Extremadura informes de impacto ambiental para la transformación en regadíos de tierras hasta ahora de secano. Y una buena parte de ellos son para plantar almendros. Uno de los últimos ha sido el de la empresa Soltillán Inversiones, en la finca La Garza de Oliva de Mérida, para un terreno de 66,6 hectáreas.

Es solo un ejemplo del boom que las plantaciones de frutos secos viven en Extremadura y en toda España, gracias especialmente a sus precios en origen que permiten un margen mayor –y sin depender de las ayudas europeas de la PAC– a las producciones agrarias.

Según los últimos datos de la Encuesta de Superficies Agrarias que publica el Ministerio de Agricultura referidas al año 2017, la región concentra ya en torno 14.000 hectáreas de cultivos de frutos secos: algo más de 10.000 hectáreas de almendros –el cultivo que más crece incluido en zonas tradicionales de regadío–, 1.052 hectáreas de nogales, 2.392 hectáreas de castaños y 373 de pistachos.

Gigantes del mercado de frutos secos, como el grupo Borges, cuentan con filiales en la región, como Bain Extremadura, con sede en la carretera de Olivenza, para la explotación de plantaciones de nogal, pistachero y almendro en Extremadura, así como a su procesado y comercialización. También cuenta con su propio vivero y es la responsable del I+D agrícola del Grupo.

De todos estos cultivos de frutos secos, el castaño ha sido tradicionalmente el más asentado en la región, en zonas como Guadalupe o Navezuelas, y también en La Vera y el Jerte, en el norte de Cáceres.

Andrés Álvarez Perea (Valgren): “Las Hurdes tienen mucho potencial para el cultivo del cerezo”

Posted on

16 andres valgren

Entrevista con
Andrés Álvarez Perea
Director General de Valgren

La empresa familiar Valgren, con origen en Cabezuela del Valle, se ha convertido en los últimos años en uno de los referentes de la producción y comercialización de cerezas y picotas del Valle del Jerte en España y varios mercados exteriores. Comercializan una media de 2.700 toneladas de cereza y 300 toneladas de picotas cada campaña, además de 250 toneladas de castañas procedentes del norte de Cáceres.

Por otra parte son mayoristas de frutas en el mayor mercado de frutas de España, Mercamadrid, desde donde distribuyen a distintos puntos de la península y mantienen lazos comerciales con otros mercados de importación. Valgren cuenta asimismo con una producción de 1800 toneladas de fresa en Huelva durante los meses de Diciembre a Mayo.

Más del 50% de su producción se destina a la exportación en mercados como Francia, Italia, Portugal, Holanda, Bélgica, Finlandia y Países Bálticos, además de una línea de exportación aérea al continente Asiático a mercados como Singapur, Hong Kong o Malasia, aunque su mercado estrella son las grandes cadenas de distribución nacionales.

Andrés Álvarez Perea, gerente de la empresa, ha aprendido el negocio de su padre, con muchas décadas a sus espaldas en la producción y comercialización de cerezas.

Su central hortofrutícola de Cabezuela del Valle cuenta con 2.400 m2 de frío para el almacenamiento de fruta, una máquina de calibrado óptico y una línea de envasado con una capacidad de procesado para 50 toneladas diarias.

¿Cómo valora la gran distribución disponer de cerezas y picotas de calidad en campaña?

Las cerezas son un producto muy goloso para las grandes cadenas de distribución alimentaria. Aunque el Jerte tiene cada vez más competencia. Si hace 20 años el 80% de las cerezas que se vendían en España procedían del Valle del Jerte, actualmente este porcentaje estaría en torno al 17%. Asimismo hay otras zonas en España que han apostado fuerte por el cultivo aun tratándose de calidades diferentes. Por otra parte no nos podemos olvidar de Turquía, el mayor productor de cereza a nivel mundial y cuyo género, dependiendo de la duración de nuestra campaña, podría llegar a solaparse con la cereza del Valle.

¿Hay competencia desleal en este mercado?

La gran ventaja del Valle del Jerte es que la picota solo se da ahí. Cuando algún amigo me dice que ha comprado picotas y aún no estamos a 15 de junio, le digo que no puede ser picota. Lo que sí puede suceder es que se den actos de competencia desleal: Venta de cereza desrabada que se hace pasar como picota, a pesar de que el producto no tiene comparación.

¿Aragón es el gran competidor de la cereza del Jerte?

La campaña en Aragón acaba normalmente antes que en el Jerte. Quizás el mayor problema de la cereza del Jerte es que de media no alcanza el calibre que la de Aragón, aunque esta última es más acuosa y no tiene el mismo gusto ni sabor para el consumidor habitual de cerezas. Como ocurre con otros productos, tanto la fruta temprana como la tardía son las más valoradas, y no así la de junio, que es cuando mayor producción y los precios caen más.

¿Ante la fuerte demanda de cerezas y picotas, hay posibilidades reales de que el cultivo crezca en otras comarcas del norte de Cáceres?

Debemos tener en cuenta el carácter minifundista del cultivo de la cereza en el Valle. Quien tenga cuatro o cinco hectáreas de cerezos ya es un gran productor. En La Vera o Las Hurdes se podrían plantar sin problemas, de hecho, en Las Hurdes, pero sin olvidar que la cifra de inversión necesaria sería importante.

Cada vez el consumidor quiere tener fruta todo el año, aunque no sea su temporada natural ¿pasa con la cereza?

Sí, sobre todo en Navidades, cuando las cadenas de distribución quieren ofrecerlas al consumidor. Nosotros también las importamos desde Argentina o Chile para proveer a nuestros clientes.

Rocío Vázquez (Castañas El Común): “La castaña verata es el cultivo estrella de Las Villuercas”

Posted on

Entrevista con
Rocío Vázquez
Directora de Castañas El Común

Las castañas siempre han sido uno de los productos más típicos y esperados del otoño y el invierno. Extremadura dispone de importantes zonas de producción, sobre todo en el norte de Cáceres y en la comarca de las Villuercas, con Navezuelas y Guadalupe como centros claves.

La empresa Castañas El Común, que dirige Rocío Vázquez, se ha convertido en uno de los mayores productores españoles de este singular producto, muy apreciados en la exportación en mercados como el italiano. Dispone de unas 320 hectáreas de cultivo en la Ex 188 en el término de Guadalupe y una producción media anual de 450.000 kilos de la variedad Verata, una de las más tardías de la península.

A nivel español, no ha sido una buena campaña en volumen de producción, lo que ha mejorado los precios en una horquilla que va desde los 0,90 a los dos euros por kilo para las de mejor calibre. Galicia y la provincia de León son grandes competidores de la castaña extremeña, para un mercado que este año ha superado los 35 millones de kilos en toda España. El Común vende en diferentes formatos, desde sacos de yute de 12 kilos a big bags de mil kilos.

¿Cómo comercializan la castaña actualmente que producen en su finca?

Ahora la comercializamos en fresco, realizando la recogida y la esterilización de la castaña de nuestras 320 hectáreas de la variedad Verata. Sobre todo para la exportación, a mercados como Italia, el mayor de Europa en consumo. En el futuro sí estaríamos interesados en hacer otras presentaciones tanto pelada como ultracongelada, en harinas o como marrón glacé para alargar la campaña más allá de tres meses. La variedad Verata de nuestra zona se diferencia en que se pela muy bien, tiene un buen calibre y un gusto muy dulce. Con el tema de los celíacos, el tema de las harinas de castaña se ha puesto muy de moda.

¿Está teniendo buenos precios el cultivo de la castaña en origen para los productores?

Hace tres años los precios estuvieron muy bien. Este año al ser una campaña corta en Italia y Grecia, se espera que sean mejores. El año pasado fueron normales.

Para las Villuercas se trata de un cultivo muy familiar, ¿se está organizando el sector para que el valor añadido se quede en la comarca?

El sector de la castaña se está moviendo y profesionalizando en las Villuercas. Hemos creado la Asociación de Productores de Castañas de las Villuercas con apoyo de la Junta de Extremadura y en el futuro se podría crear una denominación de origen. La castaña es un cultivo estrella de la comarca y hay que unirse para afrontar retos y problemas comunes como el de la plaga de la avispilla del castaño que tanto problemas ha causado en Italia.

¿Las importaciones de castañas de terceros países a bajo precio son un problema igual que ha pasado con otros productos?

Gran parte de las castañas de las cadenas de supermercados vienen de fuera. Las importaciones de China representan un gran problema, así como la entrada de castaña congelada. El problema es que en España se ha perdido la costumbre de comer castañas.

¿Han pensado en diversificar con otros cultivos?

Ya producimos al año unos 30.000 kilos de cerezas al año y nuestra idea es entrar también en otros cultivos como nogales e higos, aunque nuestro producto estrella es la castaña verata.

Las castañas de Las Villuercas, un tesoro en Italia y Francia

Posted on

­La comarca de Villuercas-Ibores produce cada otoño más de 1,5 millones de kilos de castañas que se exportan en su mayoría a granel a Italia y Francia

castanas

El otoño es sinónimo de castañas en la comarca de Las Villuercas e Ibores de la provincia de Cáceres. Un fruto muy demandado en países como Italia y Francia, que se paga en origen a más de dos euros el kilo, y que supone un complemento de rentas muy importante para cientos de familias de pueblos como Navezuelas, Guadalupe, Castañar de Ibor o Robledollano.

Varias cooperativas de la zona como Las Villuercas de Navezuelas y San Blas de Robledollano, y empresas privadas como la Sociedad Agrícola El Común o Arbolé, decidieron crear en la primavera del 2014 la Asociación de Productores de Castañas de Villuercas, Jara e Ibores. Contó con el apoyo de Aprodervi.

Su gran objetivo es conseguir más medios técnicos para evitar plagas y enfermedades en el árbol y también en el futuro crear una Marca de Garantía para la castaña de la comarca y comenzar con el envasado de la misma.

“Hace pocas semanas –asegura Loreto Benito Cortijo, presidente de la Cooperativa Las Villuercas de Navezuelas que agrupa a 165 socios- estuvimos en unas Jornadas de Productores de Castañas en Portugal y te quedas asombrado de cómo valoran este producto en muchos países. Nosotros deberíamos hacer igual”.

Plaga peligrosa
El sector de la castaña a nivel europeo está muy preocupado por la plaga de la “avispilla” que ha obligado a desmochar miles de árboles en Francia e Italia. Esta plaga ya ha llegado a algunas zonas productoras españolas como las del Valle del Genal en la Serranía de Ronda. “Aquí todavía no ha llegado pero puede hacerlo –asegura el presidente de la Cooperativa de Navezuelas. Por eso el sector de la zona quiere contar con técnicos especialistas que nos ayuden a evitar plagas y enfermedades”.

Aunque sea gracias a esta plaga, la mala cosecha de Italia y Francia favorecerá este año la producción en Villuercas e Ibores que en una campaña normal puede sobrepasar los 1,5 millones de kilos. “El país de Europa con más tradición en la castaña –asegura Loreto Benito Cortijo- es Italia. Gran parte de nuestra producción va para allá”.

Una de las ventajas de las castañas de esta comarca, además de su calidad, es que son más tardías que otras. Aquí la campaña se retrasa hasta mediados de noviembre y no para Los Santos como pasa en la mayoría de las zonas productoras.

Marca de garantía
La Cooperativa de Navezuelas quiere ampliar sus instalaciones y conseguir el registro sanitario para envasarla en pequeños formatos también. “Queremos hacer entre toda la comarca un estudio genético de nuestras castañas para crear una Marca de Garantía que nos permita defender mejor nuestro producto”.

Extremadura cuenta con unas 2.300 hectáreas de cultivo de castaños, repartidas sobre todo por el norte de la provincia de Cáceres, la comarca de Villuercas, Ibores y Jara y castañares intensivos en algunas zonas cercanas a las Vegas del Guadiana como Santa Amalia. La Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte ha logrado vender sus castañas a través de la red de supermercados de Mercadona.

Mercadona ha comprado 600.000 kilos de castañas al Valle del Jerte

Posted on

castañas

El Valle del Jerte no sólo vive de cerezas y picotas. Durante los últimos años, la producción de castañas en los diferentes pueblos del norte de Cáceres ha sido en aumento.

Y su comercialización también ha crecido, sobre todo de la mano de Mercadona, la mayor cadena de supermercados del mercado español.

Durante la última campaña, de octubre a diciembre, la cadena valenciana que preside Juan Roig, ha comprado 600.000 kilos de castañas a la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte.

Según Emilio Sánchez Serrano, presidente de la Agrupación de Cooperativas Valle del Jerte, “este volumen de compras ha sido posible por la calidad del producto y la buena aceptación que ha tenido por parte de los clientes”.

Mercadona también es un buen cliente de la picota y las cerezas del Valle del Jerte en temporada, lo que evita la dependencia de los mercados exteriores para estos productos.

La cadena de supermercados también mantiene acuerdos con la empresa Tany Nature para el suministro de fruta de hueso desde finales de la primavera del pasado año.