ibérico

Una de las cuatro empresas investigadas por el presunto fraude cárnico compró Monsalud en octubre del 2017

Posted on

El Juzgado Mercantil de Cáceres adjudicó a Valle de los Valfríos S.L. la empresa de Montánchez por 260.000 euros cuando la Guardia Civil había precintado ya sus instalaciones en Higuera La Real en agosto de ese año

jamon

La investigación realizada por los servicios veterinarios del Servicio Extremeño de Salud de la Junta de Extremadura y el Seprona de la Guardia Civil contra una red presuntamente relacionada con la compra y comercialización de jamones, lomos, embutidos y otros productos cárnicos que estaban caducados o no cumplían las mínimas condiciones organolépticas para su venta no deja de deparar sorpresas. La investigación se inició hace ya un año pero no ha sido hasta ahora cuando ha salido a la luz, coincidiendo en el tiempo también con el descubrimiento de otra red de empresas del sector cárnico que operaba en la Comunidad Valenciana y que ha supuesto de decomiso de cerca de 500 toneladas de producto en esa región y decretado la alerta sanitaria.

Y aún con muchas dudas por resolver. Entre ellas, si productos (jamones, lomos, embutidos,etc) elaborados por las empresas de la presunta trama han llegado a los consumidores extremeños estando caducadas o con etiquetado fraudulento. Y por otro, cómo han seguido operando e incluso comprando nuevas empresas cuando estaban siendo investigadas por la Guardia Civil desde hace un año.

En Extremadura, las investigaciones que lleva el juzgado de Fregenal de la Sierra (Badajoz) implicarían presuntamente a cuatro empresas: Porkytrans S.L., empresa con sede social en Murcia, pero con instalaciones en Malpartida de Plasencia, donde se almacenaban más de 270.000 kilos de producto; de la que se han destruido ya más de 100.000 kilos de producto.

Otra empresa investigada es Cash La Temporada, de Oliva de la Frontera, que opera con la marca de jamones JD Exquisita, que se han estado vendiendo en cadenas de supermercados extremeños en los últimos meses. También están siendo investigadas, según lo anunciado por diversos medios, Pescados Saraymar, de Higuera la Real, y Valle de los Valfríos, también en esta localidad pacense. Aunque no se ha conocido hasta ahora, el pasado 28 de agosto de 2017 la Guardia Civil precintó las instalaciones de la empresa Valle de los Valfríos en Higuera la Real. En esas instalaciones, con capacidad para 30.000 piezas, llegó a contar con ocho empleados.

El caso de esta última empresa es el más llamativo. Se trata de una compañía creada en enero del 2015 por el empresario Francisco José Cordero, con más de 10 años de experiencia en el sector cárnico y que cuenta con su sede operativa actual en Zafra. La empresa dispone de su marca Casa del Artesano en la localidad de Oliva de la Frontera especializada en la elaboración de lomo doblado.

Pero lo más llamativo del caso es que Valle de los Valfríos fue la empresa que se quedó con los activos  de Brumale S.L. y la marca de Monsalud, la empresa de jamones ibéricos de bellota de Miguel Bosé en Montánchez. El Juzgado de lo Mercantil de Cáceres se la adjudicó por 260.000 euros en octubre del 2017. Esta por aclarar como una empresa investigada por la Guardia Civil y que incluso precintó sus instalaciones meses antes fue finalmente la adjudicataria de la empresa.

Valle de los Valfríos realizó la presentación oficial de esta nueva etapa de Monsalud en el pasado Salón Internacional del Gourmets de Madrid por todo lo alto, con un gran stand propio. En esta nueva etapa, sus responsables decidieron sacar a Monsalud de la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura, una de las señas de identidad en toda la trayectoria de la empresa jamonera de Miguel Bosé.

Su propietario, Francisco José Cordero, comentaba en el Salón Gourmets que la calidad iba a ser la bandera de su nuevo proyecto. Está por ver ahora de nuevo el futuro de Monsalud, una vez se resuelva en los juzgados la responsabilidad de su empresa propietaria en el presunto fraude.

El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) asegura que las diligencias abiertas se centran en los presuntos delitos de estafa, falsedad documental y contra la salud pública y los consumidores.

Francisco Espárrago (Señorío de Montanera): “No puede ser que haya jamones de cerdos sin D.O. que valgan más que los nuestros con D.O. Dehesa de Extremadura”

Posted on

20 señorio montaneraEntrevista con
Francisco Espárrago
Presidente de Señorío de Montanera

Señorío de Montanera es una sociedad que agrupa a más de 60 ganaderos que gestionan en torno a 45.000 hectáreas de dehesas de encinas y alcornocales repartidos entre Extremadura, Andalucía y el Alentejo portugués. Es el mayor productor de jamones de bellota 100% ibéricos amparados en la D.O. Dehesa de Extremadura. Su presidente analiza el actual momento del sector y lo acontecido con las cotizaciones actuales de los mejores cochinos del mercado, y reflexiona en voz alta sobre el futuro de la D.O. más emblemática de la región.

¿Qué supone para el sector y las empresas en particular la no existencia de precios en la Lonja para los cerdos calificados bellota 100% ibérico Dehesa de Extremadura y por qué ha ocurrido?

Significa que los productores –los ganaderos– tienen una brutal incertidumbre en sus ingresos, que les hace venderlos “a ciegas” y generalmente a un precio muy inferior a su valor, máxime cuando los productos que se obtienen de estos cerdos de D.O. “Dehesa de Extremadura” tienen un prestigio y un precio muy elevado en el mercado. Este diferencial entre lo percibido por los ganaderos y lo obtenido por la industria hace que esta situación beneficie notablemente y a corto plazo al sector industrial obteniendo pingües beneficios.

He dicho “a corto plazo” porque a medio o largo plazo una situación así perjudicará a la propia D.O., a la industria, y al conjunto de Extremadura. La razón es obvia: si no hay cotizaciones, y cotizaciones adecuadas a la calidad y al elevado coste de producción de estos animales, los ganaderos no criarán en sus dehesas estos magníficos cerdos. De hecho esta situación se está produciendo ya. Solo entre 15 y 20.000 cerdos de D.O. “Dehesa de Extremadura” se están produciendo cada año, cuando en la Región se producen 300.000 cerdos de bellota. Este lamentable fracaso debiera servir a la propia D.O., a nuestras autoridades regionales –las garantes del buen funcionamiento de la D.O. “Dehesa de Extremadura”–, y a los industriales que producimos los jamones y paletas, a una profunda y seria reflexión sobre el futuro de nuestra más emblemática y señera D.O.

Señorío de Montanera ha manifestado que hasta mediados de diciembre ya ha adquirido 7.750 cerdos en esta categoría, un tercio de los marcados por la DO, a precios entre 39,20 euros/arroba y 41,70 euros/arroba ¿Cómo valora estos precios y la oferta existente en el mercado?

Honradamente con estos precios nosotros intentamos ganar dinero, y de hecho esperamos conseguirlo cuando vendamos dentro de 3 o 4 años los jamones de D.O. Pero nos parecía que si en el Valle de Los Pedroches, una D.O. más nueva y menos prestigiosa que la nuestra, habían establecido esa horquilla de precios nosotros no podíamos ser menos. Me parece que después de nuestro “aldabonazo” la industria se ha puesto las pilas y se ha dado cuenta que un producto de tanta calidad y prestigio y con una oferta tan limitada, no pueden seguir “racaneando” con los precios porque hay otros actores –Señorío de Montanera– que está dispuesta a adquirir esos cerdos, y a dejar a los industriales “poco espabilados” sin su mejor materia prima. De hecho los precios están subiendo y conozco operaciones muy por encima de la horquilla que nosotros marcamos. Yo creo que hay una tendencia de subida de precios que se va a manifestar en los próximos años, y que va a contribuir a revitalizar a nuestra maltrecha D.O.

A estos niveles de precios, ¿cuál es el objetivo de compras de Señorío de Montanera para esta campaña y cómo valora la situación de la demanda de este tipo de productos de bellota 100% ibérico con DO?

Nosotros teníamos previsto llegar a elaborar este año 10.000 cerdos de D.O., es decir la mitad de la producción concentrada en nuestra industria. No sé si llegaremos, porque ahora los industriales están subiendo precios y “acaparando” cualquier partida de cerdos de “D.O.” que hay en el campo. Esto puede ser “malo” para nosotros a corto plazo porque no seamos capaces de llegar a los 10.000. Pero bueno para los ganaderos y sobre todo para “prestigiar” a la D.O. A mí me gusta hacer negocios a largo plazo, y no dar un “pelotazo” un año. De hecho pienso que con la oferta tan limitada de cerdos; los precios debieran estar un 20-25% más caros de lo que están hoy, así que pienso que he hecho un buen negocio con el precio al que hemos comprado los cerdos de D.O.

No obstante, como no hay verdades ni mentiras absolutas, tengo que decir que, si bien la D.O. “Dehesa de Extremadura” asegura y certifica unos cerdos y productos excelentes –solo los jamones y paletas-, por la esforzada y poco remunerada labor de sus técnicos en el campo y en las industrias, su labor de comunicación, promoción y valoración de marca es ineficiente y a veces contraproducente. Cuando tienes una materia prima –un cerdo que cuesta más que uno de bellota normal, sin tantos controles y con la posibilidad de engaño- , y un producto final extraordinario ¡no puede ser que estos jamones de cerdos sin D.O. valgan más que los nuestros! ¿Por qué? Por falta de conocimiento de nuestra D.O. ante los consumidores y “formadores de opinión” periodistas, gastrónomos, “chefs”…

Para hacer esta labor digámosle “comercial” la D.O. no tiene ni técnicos preparados -sí los tiene y muy buenos para el control en campo e industria-, ni presupuesto o ganas para abordarlo. Esto es un problema muy grave que vengo denunciándolo año tras año. Espero que ahora los responsables de la D.O. y nuestras autoridades hagan algo por corregirlo.

Solo un botón de muestra; la D.O. Guijuelo ha conseguido unas importantes subvenciones de la UE para promoción, y nosotros “a por uvas”. En la D.O. “Dehesa de Extremadura” se necesita personal formado que conozca las “triquiñuelas comunitarias” para conseguir subvenciones, aumentar los productos de D.O. a carnes y embutidos, y sobre todo comunicar y prestigiar nuestra D.O. ante los consumidores (nacionales e internacionales). Algo que las empresas extremeñas de todos los sectores estamos haciendo y que nuestra D.O. no se ha enterado que es preciso realizar.

¿Cómo se está desarrollando el mercado de exportación de jamones y paletas de bellota 100% ibérico con DO y qué países se están mostrando más activos en los últimos dos años?

Es un crecimiento imparable, y eso que no podemos exportar a USA y China por falta de homologaciones. Los mercados exteriores quieren productos con D.O. y están dispuestos a pagar por ello. Es una pena que la D.O. solo ampare a los jamones y paletas. Pero no protege ni a las carnes ni a los embutidos. ¡Mira! A nosotros desde el extranjero nos demandan nuestro lomo doblado con D.O. Cuando les decimos que no puede ser de D.O., que solo son los jamones y paletas, no lo entienden y piensan que los estamos engañando y que los presuntos “lomos de D.O.” los vendemos a otros mercados. Contestando a tu pregunta sobre qué mercados están creciendo más; en nuestro caso son Latinoamérica, Francia, Reino Unido y Asia.

20 señorio con do

Lucía Maesso Corral (AECERIBER)“El término ibérico se debería utilizar solo para el que es 100% ibérico”

Posted on

Entrevista con
Lucía Maesso Corral
Presidenta de AECERIBER

La Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico, con sede en Zafra, está integrada por más de 1200 asociados y más de 2000 criadores de la raza porcina ibérica, que llevan desde 1985 defendiendo el cerdo ibérico.

¿Qué valoración se puede hacer de la Norma de Calidad del Ibérico tras estos años?

La Norma de Calidad es una iniciativa sectorial que aporta una transparencia y trazabilidad antes inexistente. La evolución en los dieciséis años de su existencia aporta progresivamente mejoras sustanciales y, sobre todo, en la información de los productos que recibe el consumidor en su correcto etiquetado. Para AECERIBER la mención específica “ibérico 100%” en el etiquetado diferencia claramente este tipo de producciones con independencia del sistema de alimentación utilizado. Su máximo exponente se manifiesta en las producciones en montanera, cuyos productos son identificados con un precinto de color negro. El punto más crítico de la Norma de Calidad reside en los sistemas de control de su cumplimiento que deberían ser mayores que la que disfruta en la actualidad.

Desde AECERIBER se ha asegurado que lo más sencillo sería llamar a cada raza por su nombre (jamón puro ibérico de bellota, jamón cruzado de bellota o jamón cruzado de cebo). ¿Qué intereses impiden hacerlo?

Los términos empleados deben ser también sencillos y directos. Aeceriber persistentemente ha defendido y luchado por la utilización directa de los términos ibérico para el 100% ibérico y cruzado para cualquier porcentaje de cruce con Duroc. “Cruzado” es un término que lo explica todo sin dejar duda respecto al origen racial. El sector es muy temeroso en la utilización de expresiones que considera peyorativas para una parte muy importante de producciones y productos. Escasamente un 10% del total producido se corresponde con la raza pura o ibérico 100%. Sin embargo la más reciente Norma de Calidad ya incorpora como menciones obligatorias en el etiquetado el porcentaje de raza ibérica, lo cual es un avance considerable en la línea defendida por nuestra Asociación aunque no consideramos que es la más correcta.

¿Las actuales producciones en el sector del ibérico permiten precios más justos para ganaderos e industriales?

Si la recuperación del consumo a la que asistimos hoy en día se consolida gracias a los mercados exteriores, los precios se mantendrán e incluso irán a un alza considerable. El precio justo de las producciones extensivas en montanera de raza ibérica 100% debería ser muy superior al que los mercados proporcionan por su coste es elevadísimo, ya que en su totalidad un jamón requiere más de cinco años para su momento óptimo de consumo.

¿Es impensable que se produzca de nuevo en el sector una burbuja especulativa como la que se vivió hace algunos años?

Ningún sector está libre de caer en una burbuja especulativa y el ibérico ya ha vivido esta desastrosa situación. Es cierto que la recuperación de los mercados es una realidad pero el consumo de productos no ha vuelto a los niveles previos a la última crisis. Hay que controlar un posible crecimiento desmedido y sobre todo mantener la confianza del consumidor.

Juan José Iglesias (Corte y Jamón): “Vamos a abrir nuestra primera tienda de ibéricos en Madrid”

Posted on

Entrevista con
Juan José Iglesias
Gerente de Corte y Jamón

Al pasar por la Avenida Virgen de la Montaña de la capital cacereña se puede ver el moderno escaparate de la tienda gourmet de ibéricos, Corte y Jamón, cuyos promotores pretenden franquiciar a nivel nacional.

¿Qué ofrece diferente una tienda de Corte y Jamón frente a otro tipo de establecimientos de este tipo?

Nuestra tienda gourmet se aleja mucho de la imagen de la charcutería sobrecargada de productos. Solo contamos con productos de alimentación muy exclusivos, casi todo de Extremadura, con el jamón ibérico al corte como producto estrella. Con un concepto muy minimalista y limpio, y con una relación-calidad precio buena. Además de ibérico también hay aceites de oliva virgen extra, quesos, mermeladas, vinos… Llevamos ocho años trabajando en Cáceres pero con la nueva tienda un año más o menos.

¿El modelo de franquicia es el ideal?

Estuvimos en la feria Expofranquicia en Madrid y tuvo buena acogida. Vamos a abrir la primera tienda en Madrid y esperamos hacer entre 5 a 8 aperturas en los próximos meses. La tienda de Cáceres es el modelo que queremos mostrar a los franquiciados interesados. No es necesaria una inversión muy grande. Para un local de 35 metros cuadrados valdría con unos 32.000 euros. Además formamos en el corte de jamón franquiciados en Cáceres. Por ahora abriremos más tiendas en Extremadura porque hay mucha competencia.

¿También exportan ibéricos a Estados Unidos?

Si nos encargamos de la exportación en loncheado cortado a mano de ibérico de Señorío de Olivenza. Somos optimistas por la gran calidad del producto y ya hemos realizado contactos en Manhattan, Virginia y Oregón.

Juan Fernández (Lusitania Food): “Este año estamos ganando más con el aceite de oliva que con el ibérico”

Posted on

Entrevista con
Juan Fernández
Director de Lusitania Food

Juan Fernández y su socio y amigo portugués Alberto Fonseca decidieron crear Lusitania Food, territorio gastronómico que coge algunos de los mejores productos de Extremadura y el Alentejo portugués. Centrada en la producción y elaboración de jamones y embutidos ibéricos propios con DO Dehesa de Extremadura, también comercializan aceites de oliva virgen extra. Y vinos portugueses procedentes de una bodega familiar de más de un siglo que han conseguido exportar a destinos como Alemania o Macao en China.

¿Cómo va la comercialización este año de vuestros productos?

Nuestro producto principal es el jamón y  embutidos ibéricos, ya que son propios. El resto, como en el caso del aceite de oliva procede de proveedores de confianza. En el futuro, hay otro producto muy español, el gazpacho, que también nos interesa. Por sus precios y las circunstancias del mercado, este año se está ganando más con el aceite de oliva virgen extra que con el ibérico.

¿El ibérico está funcionando bien en exportación?

Hasta ahora estábamos centrados en Europa, en países como Alemania, Italia, Luxemburgo y también en la zona del Algarve portugués. En noviembre del 2016 llegamos a un acuerdo con un empresario francés que tiene negocios en Hong Kong para exportar allí. Y ha funcionado muy bien y estamos preparando otro envío. Y un contenedor de aceite de oliva a Argentina. No tenemos grandes pretensiones. Hasta donde podamos llegar pero disfrutando de lo que hacemos.

La multinacional suiza Bell crece en el ibérico con la compra de la extremeña Nobleza Ibérica de Azuaga

Posted on

En Basilea, la tercera ciudad más habitada de Suiza tras Zurich y Ginebra, el cerdo ibérico no es muy conocido. Aunque pronto lo será más. Una de sus mayores empresas, la multinacional agroalimentaria Bell ha adquirido la planta de ibéricos de la marca Nobleza Ibérica en Azuaga para crecer con fuerza en este segmento de negocio en el que ya está presente también gracias a la compra de uno de los gigantes del jamón blanco e ibérico de cebo español, el grupo Sánchez Alcaraz.

Actualmente el grupo Bell ha iniciado las obras en la localidad toledana de Fuensalida de la que será una de las mayores plantas de jamón y loncheados de España.

La planta adquirida de Nobleza Ibérica, cuyo administrador único era José Martínez Martínez, cuenta con una capacidad de producción cercana a los 200.00 jamones y 1.000 toneladas de embutidos. Fue inaugurada en 2008 sobre 11.000 metros cuadrados. Y permitirá al grupo suizo estar en una de las zonas de mayor capacidad de cría  de ibérico de campo y ibérico de bellota de España.

Con la llegada de Bell, el desembarco de empresas foráneas en el sector del ibérico extremeño prosigue con fuerza. Una larga lista que comenzó con Navidul en Trujillo, Montesano, Estirpe Negra, Mafresa, Acosierra, Barón de Ley o Señorío de Olivenza, por citar solo algunas grandes empresas del sector en manos de empresarios de fuera de Extremadura.

Juanes, el ibérico más salvaje

Posted on

“Todo el mundo se cree que porque un cerdo se críe en la dehesa es ya ecológico. Y no es así”. Juan Ignacio Vázquez, el responsable de Juanes, Ibérico Salvaje, ha visto como su familia ha desarrollado la ganadería de forma tradicional durante muchos años en el entorno de Jerez de los Caballeros.

Y decidió hace ocho años emprender una nueva vía: la del ibérico ecológico donde “los animales deben tener un respeto a nivel de trato y a nivel nutricional, sin ningún tipo de estrés. Siempre digo que quien crea con las leyes del universo construye eternamente. Los cerdos no son un número ni van dirigidos a un número. No se matan sino que se sacrifican”.

Entroncado con un humanismo y naturalismo que conecta a la persona con el todo, Juan Ignacio ha hecho de la producción de jamones, paletas, lomos, embutidos y sobrasada de ibérico ecológico una forma de vida. “Todo tiene que tener una parte material y espiritual”.

Sus productos con el sello Organics se dirigen sobre todo grandes ciudades como Madrid o Barcelona, “aunque el ibérico ecológico aún está por descubrir”.