tomate

Apis y Syngenta impulsan la agricultura sostenible en el tomate extremeño

Posted on Actualizado enn

La empresa APIS y Syngenta han puesto en marcha un plan para a extender la biodiversidad en zonas de producción de tomate de industria. Se trata de Operación Polinizador, una iniciativa de la empresa Syngenta cuyo objetivo principal es la generación de hábitats en entornos agrarios, mejorando la disposición de alimento y refugio a la fauna de la zona. El proyecto ha comenzado con un parcela piloto, y pretende ser extendido al 3 % de la zona de producción de APIS en los próximos 2 años.

En palabras de Francisco García-Verde, responsable de sostenibilidad en Syngenta: “el proyecto está siendo impulsado por grandes y pequeñas empresas como APIS, así como asociaciones de agricultores y entidades científicas que tienen la extensión de la biodiversidad como uno de sus principales retos.

Operación Polinizador es un proyecto con más de 11 años de investigación detrás. Consiste en cultivar en los márgenes de los cultivos, mezclas específicas de flores que se ha visto sirven de alimento y hábitat a especies de insectos beneficiosos. Estas bandas florales que se han puesto en marcha con la empresa APIS son monitorizados anualmente por el entomólogo colaborador del CSIC, Óscar Aguado: “no solo sólo generan biodiversidad en entornos muy presionados por la intensidad agrícola, sino que además, se puede extraer valor de dicha biodiversidad a través de la polinización  de los cultivos adyacentes o de la presencia de insectos auxiliares”.

En palabras de Anselmo Montero, director general de Apis, “con este proyecto nuestros agricultores y productores introducen en su sistema de producción, medidas ambientales que fomentan la sostenibilidad mejorando los ecosistemas naturales no solo en biodiversidad sino también en protección de los cauces fluviales y pérdida de suelo”.

La implementación de técnicas medioambientales en fincas comerciales resulta esencial para alcanzar los objetivos de la UE para 2020 en materia de biodiversidad y protección de los re-cursos naturales, especialmente el agua y los suelos. El reto para garantizar la disponibilidad de alimentos de forma sostenible es conseguir el equilibrio entre una mayor producción agrícola de calidad y la puesta en marcha de medidas medioambientales.

La extensión de márgenes de biodiversidad es uno de compromisos por una agricultura más sostenible incluido en el plan: The Good Growth Plan y que impulsa la empresa agrotecnológica Syngenta con la ayuda de cada vez más organizaciones y empresas del sector agroalimentario.

Samuel Talán (TOMALIA): “El tomate extremeño presenta unos estándares de calidad muy altos”

Posted on

Entrevista con
Samuel Talán
Responsable de Exportación y Logística de TOMALIA

¿En qué momento se encuentra el mercado mundial de tomate concentrado?

El mercado mundial del tomate concentrado se encuentra bastante estancado debido al retraso que se ha producido desde final de la campaña pasada en las entregas a clientes. Esto es debido a que muchos contratos de campaña 2015 terminaron de entregarse en septiembre-diciembre de 2016. Las primeras entregas de producto de 2016 han empezado a retirarse en muchos casos con tres meses de retraso respecto al año anterior. Por ello, algunos operadores cómo los productores de California decidieron reducir aproximadamente un 10% la superficie contratada y han reducido otro 10% con el objetivo de regular la situación y que la acumulación de stocks no se prolongue más allá de 2017. Esta decisión busca también conseguir una recuperación en el precio de venta.

¿En qué productos y presentaciones está más especializado Tomalia?

Tomalia está dedicada y especializada en la primera transformación del tomate en formato industrial, envasando en bolsas asépticas de 215-240 kg, dependiendo del producto, en bidones metálicos. Esta línea de producción supone más del 95% de la producción ya que también cuenta con una línea de formato retail para producto de segunda transformación, realizando salsas de tomate frito en tarros de cristal. Además, en breve, contará con una nueva línea en formato BIB donde podrá envasar todos sus productos en bolsas asépticas de 3,5, 10 y 20 kg. Esta nueva línea está pensada para poder servir al sector Horeca y Foodservice, ampliando nuestro rango de acción.

¿Contar con el círculo completo de producción qué ventajas aporta?

Muchas, por supuesto. El hecho de coordinar y supervisar ciertos aspectos durante el proceso de siembra, el cultivo y la cosecha permiten ganar en eficiencia a la hora de realizar la entrada del producto fresco en el sistema productivo. Gestionando el listado de variedades aptas para la industria podemos conseguir mayores rendimientos en el proceso productivo. Otra ventaja cualitativa puede verse reflejada mediante la monitorización en el progreso de los cultivos por la cual podemos prever cómo será la entrada en fábrica y gestionar más eficientemente los picos de producción.

¿Hay diferencias significativas en cuanto a calidad del producto final entre el tomate extremeño y el que se cultiva en Italia, EE.UU. o China?

Si realizamos una comparativa en términos cualitativos de nuestro producto transformado frente al resto de productores europeos, podemos afirmar sin ninguna duda que nuestro tomate alcanza unos estándares de calidad muy altos debido entre otros motivos a la calidad de la tierra, la alta tecnificación en las labores de cultivo, con mayores rendimientos, y un agua de alta calidad junto a sistemas de riego cada vez más eficientes.

En relación a China, vemos cómo cada vez se encuentra un producto con mayor calidad con valores cercanos a los estándares europeos en color o acidez, aunque las propiedades organolépticas del producto chino no terminan de alcanzar la calidad de los productores europeos. Pero el principal problema del producto chino es la falta de garantías en el suministro de producto en relación a la calidad acordada.

Víctor Larumbe (Grupo AN Extremadura): “El cultivo de tomate sigue siendo muy demandado y la superficie aumenta”

Posted on

Entrevista con
Víctor Larumbe
Delegado Grupo AN Extremadura

El grupo navarro AN, una de las mayores cooperativas a nivel nacional en socios y facturación, ha logrado concentrar la producción de tomate para industria de una gran parte de las antiguas cooperativas que integraba Acorex.

¿Cómo ha sido hasta ahora la experiencia de AN en el sector del tomate en Extremadura?

Desde que AN montó la delegación AN Extremadura ya sabíamos que el cultivo más importante para sus asociados era el tomate. La campaña agrícolamente ha sido complicada por las condiciones climatológicas de abril y mayo, lo cual se notó en el rendimiento. Comercialmente el tomate se entregó en las fábricas correctamente y todas las cooperativas lo cobraron en el momento acordado.

¿Cómo valoráis la próxima campaña por lo que habéis hablado con vuestras cooperativas asociadas?

De cara al próximo año parece que los precios no subirán, pero el cultivo del tomate sigue siendo muy demandado por los agricultores extremeños socios de las cooperativas socias de AN y de hecho la superficie de contratación aumenta. Estamos convencidos de poder dar salida a la demanda de los socios y que la campaña transcurra de forma ordenada y tranquila.

¿Es posible mejorar la productividad por hectárea en el cultivo del tomate? ¿de qué depende más complementar cantidad y calidad de producto?

Estamos en manos de los técnicos y trabajamos con los mejores proveedores (semillas, fertilizantes, riegos, etc.) para conseguir aumentar cada día un poco más la rentabilidad de los agricultores. La productividad se puede ligar  a varios factores; rotación de cultivo, fertirrigación adecuada, variedades adaptadas a clima y ciclo, buena programación de trasplante, mejorando la sanidad vegetal.

El uso de variedades más productivas y de alto Brix, han hecho que el rendimiento medio de las explotaciones haya ido aumentando en los últimos años. El número de productores ha ido disminuyendo, pero la extensión media va aumentando, esto supone que los agricultores que obtienen mayor rendimiento son los que siguen con el cultivo.

Miguel Halcón (ALSAT): “Hay que seguir el modelo italiano de diferenciarse en formatos y productos”

Posted on

Entrevista con
Miguel Halcón
Director comercial de ALSAT

¿Cómo se presenta la próxima campaña teniendo en cuenta la situación mundial del sector en cuanto a stocks y demanda?

La campaña 2017 se presenta complicada a nivel de mercado de productos procesados de tomate. El nivel de stocks sin vender tanto en California como en China es alto. Se estima que todavía pueden tener campaña 2015 y 2016 sin colocar. En Europa hay algo de stocks sin vender, pero estamos hablando de cantidades pequeñas. Debemos tener en cuenta que la fortaleza del dólar USA frente al euro, hace a californianos y chinos menos competitivos a la hora de colocar sus productos en los mercados de exportación y, más complicado aún en el mercado europeo.

Ya tenemos una primera estimación de producción de la campaña 2017 lanzada por el WPTC de 38,2 MM de TM. La demanda sigue bastante plana sin crecimiento. Se estima que a nivel mundial el consumo está en torno a la producción del 2016. Así pues el 2016 no supuso una reducción del nivel de stock provenientes de la sobreproducción de 2015, stocks que todavía son notables en el mercado.

Dentro de la gama de productos del tomate que fabrican las industrias extremeñas, ¿cuáles son los que presentan actualmente más atractivo y resultan más competitivos para exportación?

La producción española ha entrado en una dinámica de crecimiento en volumen de producto standard bastante peligrosa. Este crecimiento sin diferenciación alguna y, sin una base consolidada de clientes en los distintos mercados, hacen que este tipo de producto compita únicamente vía precio. En mercados saturados como el actual conllevan a una espiral de caída de precios, como única salida del producto.

Así pues, y siguiendo el modelo italiano (no únicamente en los derivados de tomate) debemos diversificar y diferenciarnos, tanto en productos como en formatos para así poder competir en los mercados exteriores. No dejando de lado el potenciar la marca España, como un modelo calidad/precio muy atractivo, así como de un contrastado nivel en seguridad alimentaria.

¿Qué factores son los que condicionan más los precios del tomate por toneladas en una determinada campaña? 

Hablando de los derivados de tomate el factor más influyente es el equilibrio oferta/demanda. Este concepto tan obvio es el que determina básicamente el precio de venta de los derivados de tomate. Un mercado excedentario deprime sobremanera los precios de venta, y por el contrario la carencia de producto hace que los precios repunten. Este factor tan determinante en cualquier commodity siempre tiene como segunda variable los costes de producción. Así pues, los países menos competitivos son los que sufren más y son los primeros que reducen sus expectativas de producción futuras, para que el mercado se reequilibre de nuevo.

Es un mercado cíclico alternando épocas de sobreproducción con épocas de carencia, fenómeno que se repite cada aproximadamente 5 años. Podríamos decir que en la actualidad estamos en la zona baja de precios de derivados del tomate del ciclo.

Domingo Fernández Sánchez (Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura): “No hay motivo justificado para que este año se bajara el precio del tomate”

Posted on

Entrevista con
Domingo Fernández Sánchez
Presidente del Grupo de Trabajo de Transformado de Tomate de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

¿Cómo se presenta la nueva campaña de tomate  teniendo en cuenta la situación mundial del mercado?

La situación mundial del mercado está marcada por los stock que hay en algunos países, como por ejemplo EEUU, algo que no es bueno porque el producto tiene que salir, aunque sea bajando los precios. Esa puede ser la causa de los problemas que hemos tenido durante las negociaciones de la contratación en esta campaña, aunque no hay motivo justificado para que este año se bajara el precio del tomate. Y el propio sector debe tener muy claro que es fundamental el equilibrio para nuestro futuro, que las dos partes (productor e industrial) ganen.

Aquí hay que dejar clara la importancia de integrar a los productores, que cada año no tengamos más OPFH. La zona de Vegas Altas no ha tenido prácticamente problemas con la contratación, porque más de la mitad del tomate de esa zona está en manos de las cooperativas, que son las empresas de los agricultores y participan en el beneficio de la transformación de  las industrias cooperativas. Ha habido que arriesgarse y hacerlas. Sus beneficios se ven ahora más y tenemos una alta demanda de agricultores para incorporarse a cooperativas y de cooperativas para entrar en las industrias cooperativas.

En Extremadura la contratación de tomate para industria ha sido muy similar a la de la campaña pasada, con algunas más hectáreas de tierra y algo menos de toneladas contratadas, en la misma línea que el año anterior.

Los agricultores extremeños han logrado aumentar los kilos por hectárea de tomate en los últimos años ¿Hay margen todavía para crecer?  

Siempre hay margen para crecer, porque hay nuevas tecnologías y variedades, porque se está aumentando el riego por goteo y hay mejoras en la tierra. En los últimos 15 años se ha duplicado la producción. Y es la única arma que tiene el agricultor: seguir produciendo más para ser más competitivo, porque los costes no dejan de subir y el precio ha bajado ya por tercer año consecutivo. Nuestros grandes competidores son Andalucía, que  produce más kilos por hectárea por la climatología y las tierras, y Portugal, que tiene explotaciones de entre 60 y 70 hectáreas de media, el doble que las nuestras. Sus agricultores, aunque cobren menos por tonelada, pueden ganar más que los extremeños. Y el arma que nos queda es seguir mejorando, tanto genéticamente en las variedades de tomate, como en la recolección, en los tratamientos, etc. para abaratar costes o con los mismos costes sacar más kilos. No podemos olvidar que es un cultivo que depende mucho de la climatología y es muy delicado para las temperaturas y las lluvias.

¿Cómo valoran los mercados internacionales la calidad del tomate producido en Extremadura?

Tenemos buena valoración y eso nos ayuda a competir y salvar el inconveniente que tenemos por nuestra situación geográfica. El mayor consumidor de tomate es Alemania y transportar nuestro tomate hasta allí es muy costoso. Lo que nos queda es, por tanto, la calidad de nuestro tomate, que tiene ya prestigio a nivel internacional por sus cualidades y eso es lo que tenemos que potenciar, seguir haciéndolo todo bien.

¿Habría que ir hacia campañas más escalonadas en el tiempo para no concentrar casi todo en muy pocas semanas?

Ojalá pudiésemos, pero es algo problemático porque el cultivo está condicionado por la meteorología. Se pueden ganar algunas semanas, como ha ocurrido algunos años si el tiempo deja, pero no se puede plantar mucho antes de la fecha en que se hace por el riesgo de heladas y tampoco se puede recoger más tarde de la fecha en que se termina por el riesgo de lluvias. Ojalá pudiésemos, pero es la climatología la que manda. En California la campaña dura 90 días y la nuestra 55 días, porque la climatología se lo permite y porque el transporte es mucho más barato y pueden jugar con las producciones de las distintas zonas.

El tomate andaluz superará el millón de toneladas antes del 2020 gracias al impulso industrial del grupo Algosur

Posted on

La competencia del tomate extremeño cada vez está más cercana. En la provincia de Sevilla. Y tiene un nombre propio: el grupo Algosur. Un conglomerado agroindustrial que preside Antonio Martín Antúnez y que se ha convertido en pocos años, desde sus inicios con el negocio del algodón, en uno de los nuevos gigantes industriales del tomate concentrado. Con su primera industria, Alpinsur-Pinzón en las cercanías de Utrera y con la inversión de 26 millones de euros en la ampliación de la industria que era propiedad de la Cooperativa Las Palmeras en El Trobal, entre Los Palacios y Villafranca.

Gracias a acuerdos con cientos de agricultores de Lebrija, Cádiz, Villamartín, Bornos, Jerez de la Frontera, Palma del Río, La Palma del Condado, Sanlúcar la Mayor, Niebla, San José de La Rinconada, Brenes o Tocina, ha logrado que el tomate para concentrado sea un cultivo en alza en el Bajo Guadalquivir. Ha pasado de 8.422 hectáreas en 2016 a las 9.060 hectáreas contratadas en la actual, donde se espera superar las 940.000 toneladas de producción, casi un 40% de la producción extremeña.

El grupo Algosur factura ya más en el negocio tomatero que en el algodón. Elabora en campaña más de 7.000 toneladas diarias, destinando el 80% a la exportación, desde Reino Unido a Rusia o Japón. Y también para grandes fabricantes de salsas de tomate o ketchup como Heinz, Ybarra, Orlando o Prima. El grupo concentra el 90% de sus producciones (tomate,, algodón, quinoa…) en este zona del Bajo Guadalquivir.

Gracias a sus tierras salinas, el cultivo en esta zona produce bastante más kilos de tomate por hectárea que en Extremadura. “La rentabilidad del cultivo es el doble que la de otros productos en esta zona y por ello los agricultores han apostado por él”, ha reconocido el presidente de Algosur en alguna ocasión. El tomate andaluz superará antes del 2020 el millón de toneladas.

Bartolomé Martínez (CASAT): “Debido a los bajos precios de maíz y arroz, el agricultor ha preferido sembrar tomate”

Posted on

Entrevista con
Bartolomé Martínez
Gerente de CASAT

CASAT es una Sociedad Agraria de Transformación ubicada en la localidad de Don Benito (Badajoz) en la comarca de las Vegas Altas. Sus antecedentes se remontan al año 1985 cuando un grupo de agricultores y ganaderos de la zona se unieron para secar y comercializar sus producciones de maíz. Desde entonces ha ido diversificando su actividad a otros productos agroganaderos y ampliando sus instalaciones de almacenamiento y de transformación de productos, siendo una de las cooperativas más activas en la producción de tomate. Participa de forma muy directa en una de las grandes industrias cooperativas de tomate, Pronat, con sede en Don Benito.

¿Cómo discurrió para CASAT finalmente la campaña del 2016 y cómo se presenta la del 2017?

En la pasada campaña nuestra OPFH fue de las más afectadas por las tormentas de granizo que hubo, las cuales fueron especialmente virulentas en la zona entre Don Benito y Villanueva de la Serena. Si al daño del granizo, le sumamos los daños por los temporales anteriores y el verano tan caluroso que tuvimos, hizo que la media de la OPFH fuera de unas 72 toneladas por hectárea de media, cuando años anteriores había estado en el entorno de los 90 toneladas por hectárea. En cuanto al año 2017, la intención es poner aproximadamente la misma superficie que el año pasado, entre 2.700 a 2.800 hectáreas de tomate.

En el volumen global de las plantaciones, ¿cómo influyen los precios acordados con las industrias y también los precios del maíz como cultivo comodín?

Este año debido a los bajos precios de maíz y arroz, el agricultor que pueda pondrá tomate, siempre que los precios sean similares a los del año pasado. Si el maíz tuviera un precio de unos 20 o 30 euros más por hectárea, entonces es probable que muchos agricultores no incrementasen su superficie y mantuviesen la superficie de tomate que venían poniendo otros años. Pero como todos sabemos, el precio del maíz depende de un conjunto de factores ajenos a España, que tomarán una u otra dirección, que no controlamos.

¿Qué grandes retos debe afrontar el sector productor de tomate para seguir siendo competitivo?

Lo que viene haciendo desde hace años, que ha supuesto casi duplicar la media de kilos por hectárea en los doce últimos años: mecanización, riego localizado, selección de variedades, mayor tamaño de explotación, asesoramiento técnico… ¿Se puede seguir mejorando? Sí, reduciendo costes en riego y tratamientos fitosanitarios, con nuevos sistemas de riego, usando productos novedosos que mejoran el cultivo, asociándose para buscar intereses comunes, usando variedades mejoradas…

Otro aspecto muy importante, por el cual CASAT viene apostando desde hace varios años, es la producción de tomate con el uso exclusivo de productos de Residuo Cero, lo que hace que ese tomate se pueda destinar a clientes y productos específicos en las distintas industrias y que además de preservar el medio ambiente, podrían tener un mayor valor añadido.