tomate

Miguel Halcón (ALSAT): “Hay que seguir el modelo italiano de diferenciarse en formatos y productos”

Posted on

Entrevista con
Miguel Halcón
Director comercial de ALSAT

¿Cómo se presenta la próxima campaña teniendo en cuenta la situación mundial del sector en cuanto a stocks y demanda?

La campaña 2017 se presenta complicada a nivel de mercado de productos procesados de tomate. El nivel de stocks sin vender tanto en California como en China es alto. Se estima que todavía pueden tener campaña 2015 y 2016 sin colocar. En Europa hay algo de stocks sin vender, pero estamos hablando de cantidades pequeñas. Debemos tener en cuenta que la fortaleza del dólar USA frente al euro, hace a californianos y chinos menos competitivos a la hora de colocar sus productos en los mercados de exportación y, más complicado aún en el mercado europeo.

Ya tenemos una primera estimación de producción de la campaña 2017 lanzada por el WPTC de 38,2 MM de TM. La demanda sigue bastante plana sin crecimiento. Se estima que a nivel mundial el consumo está en torno a la producción del 2016. Así pues el 2016 no supuso una reducción del nivel de stock provenientes de la sobreproducción de 2015, stocks que todavía son notables en el mercado.

Dentro de la gama de productos del tomate que fabrican las industrias extremeñas, ¿cuáles son los que presentan actualmente más atractivo y resultan más competitivos para exportación?

La producción española ha entrado en una dinámica de crecimiento en volumen de producto standard bastante peligrosa. Este crecimiento sin diferenciación alguna y, sin una base consolidada de clientes en los distintos mercados, hacen que este tipo de producto compita únicamente vía precio. En mercados saturados como el actual conllevan a una espiral de caída de precios, como única salida del producto.

Así pues, y siguiendo el modelo italiano (no únicamente en los derivados de tomate) debemos diversificar y diferenciarnos, tanto en productos como en formatos para así poder competir en los mercados exteriores. No dejando de lado el potenciar la marca España, como un modelo calidad/precio muy atractivo, así como de un contrastado nivel en seguridad alimentaria.

¿Qué factores son los que condicionan más los precios del tomate por toneladas en una determinada campaña? 

Hablando de los derivados de tomate el factor más influyente es el equilibrio oferta/demanda. Este concepto tan obvio es el que determina básicamente el precio de venta de los derivados de tomate. Un mercado excedentario deprime sobremanera los precios de venta, y por el contrario la carencia de producto hace que los precios repunten. Este factor tan determinante en cualquier commodity siempre tiene como segunda variable los costes de producción. Así pues, los países menos competitivos son los que sufren más y son los primeros que reducen sus expectativas de producción futuras, para que el mercado se reequilibre de nuevo.

Es un mercado cíclico alternando épocas de sobreproducción con épocas de carencia, fenómeno que se repite cada aproximadamente 5 años. Podríamos decir que en la actualidad estamos en la zona baja de precios de derivados del tomate del ciclo.

Domingo Fernández Sánchez (Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura): “No hay motivo justificado para que este año se bajara el precio del tomate”

Posted on

Entrevista con
Domingo Fernández Sánchez
Presidente del Grupo de Trabajo de Transformado de Tomate de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

¿Cómo se presenta la nueva campaña de tomate  teniendo en cuenta la situación mundial del mercado?

La situación mundial del mercado está marcada por los stock que hay en algunos países, como por ejemplo EEUU, algo que no es bueno porque el producto tiene que salir, aunque sea bajando los precios. Esa puede ser la causa de los problemas que hemos tenido durante las negociaciones de la contratación en esta campaña, aunque no hay motivo justificado para que este año se bajara el precio del tomate. Y el propio sector debe tener muy claro que es fundamental el equilibrio para nuestro futuro, que las dos partes (productor e industrial) ganen.

Aquí hay que dejar clara la importancia de integrar a los productores, que cada año no tengamos más OPFH. La zona de Vegas Altas no ha tenido prácticamente problemas con la contratación, porque más de la mitad del tomate de esa zona está en manos de las cooperativas, que son las empresas de los agricultores y participan en el beneficio de la transformación de  las industrias cooperativas. Ha habido que arriesgarse y hacerlas. Sus beneficios se ven ahora más y tenemos una alta demanda de agricultores para incorporarse a cooperativas y de cooperativas para entrar en las industrias cooperativas.

En Extremadura la contratación de tomate para industria ha sido muy similar a la de la campaña pasada, con algunas más hectáreas de tierra y algo menos de toneladas contratadas, en la misma línea que el año anterior.

Los agricultores extremeños han logrado aumentar los kilos por hectárea de tomate en los últimos años ¿Hay margen todavía para crecer?  

Siempre hay margen para crecer, porque hay nuevas tecnologías y variedades, porque se está aumentando el riego por goteo y hay mejoras en la tierra. En los últimos 15 años se ha duplicado la producción. Y es la única arma que tiene el agricultor: seguir produciendo más para ser más competitivo, porque los costes no dejan de subir y el precio ha bajado ya por tercer año consecutivo. Nuestros grandes competidores son Andalucía, que  produce más kilos por hectárea por la climatología y las tierras, y Portugal, que tiene explotaciones de entre 60 y 70 hectáreas de media, el doble que las nuestras. Sus agricultores, aunque cobren menos por tonelada, pueden ganar más que los extremeños. Y el arma que nos queda es seguir mejorando, tanto genéticamente en las variedades de tomate, como en la recolección, en los tratamientos, etc. para abaratar costes o con los mismos costes sacar más kilos. No podemos olvidar que es un cultivo que depende mucho de la climatología y es muy delicado para las temperaturas y las lluvias.

¿Cómo valoran los mercados internacionales la calidad del tomate producido en Extremadura?

Tenemos buena valoración y eso nos ayuda a competir y salvar el inconveniente que tenemos por nuestra situación geográfica. El mayor consumidor de tomate es Alemania y transportar nuestro tomate hasta allí es muy costoso. Lo que nos queda es, por tanto, la calidad de nuestro tomate, que tiene ya prestigio a nivel internacional por sus cualidades y eso es lo que tenemos que potenciar, seguir haciéndolo todo bien.

¿Habría que ir hacia campañas más escalonadas en el tiempo para no concentrar casi todo en muy pocas semanas?

Ojalá pudiésemos, pero es algo problemático porque el cultivo está condicionado por la meteorología. Se pueden ganar algunas semanas, como ha ocurrido algunos años si el tiempo deja, pero no se puede plantar mucho antes de la fecha en que se hace por el riesgo de heladas y tampoco se puede recoger más tarde de la fecha en que se termina por el riesgo de lluvias. Ojalá pudiésemos, pero es la climatología la que manda. En California la campaña dura 90 días y la nuestra 55 días, porque la climatología se lo permite y porque el transporte es mucho más barato y pueden jugar con las producciones de las distintas zonas.

El tomate andaluz superará el millón de toneladas antes del 2020 gracias al impulso industrial del grupo Algosur

Posted on

La competencia del tomate extremeño cada vez está más cercana. En la provincia de Sevilla. Y tiene un nombre propio: el grupo Algosur. Un conglomerado agroindustrial que preside Antonio Martín Antúnez y que se ha convertido en pocos años, desde sus inicios con el negocio del algodón, en uno de los nuevos gigantes industriales del tomate concentrado. Con su primera industria, Alpinsur-Pinzón en las cercanías de Utrera y con la inversión de 26 millones de euros en la ampliación de la industria que era propiedad de la Cooperativa Las Palmeras en El Trobal, entre Los Palacios y Villafranca.

Gracias a acuerdos con cientos de agricultores de Lebrija, Cádiz, Villamartín, Bornos, Jerez de la Frontera, Palma del Río, La Palma del Condado, Sanlúcar la Mayor, Niebla, San José de La Rinconada, Brenes o Tocina, ha logrado que el tomate para concentrado sea un cultivo en alza en el Bajo Guadalquivir. Ha pasado de 8.422 hectáreas en 2016 a las 9.060 hectáreas contratadas en la actual, donde se espera superar las 940.000 toneladas de producción, casi un 40% de la producción extremeña.

El grupo Algosur factura ya más en el negocio tomatero que en el algodón. Elabora en campaña más de 7.000 toneladas diarias, destinando el 80% a la exportación, desde Reino Unido a Rusia o Japón. Y también para grandes fabricantes de salsas de tomate o ketchup como Heinz, Ybarra, Orlando o Prima. El grupo concentra el 90% de sus producciones (tomate,, algodón, quinoa…) en este zona del Bajo Guadalquivir.

Gracias a sus tierras salinas, el cultivo en esta zona produce bastante más kilos de tomate por hectárea que en Extremadura. “La rentabilidad del cultivo es el doble que la de otros productos en esta zona y por ello los agricultores han apostado por él”, ha reconocido el presidente de Algosur en alguna ocasión. El tomate andaluz superará antes del 2020 el millón de toneladas.

Bartolomé Martínez (CASAT): “Debido a los bajos precios de maíz y arroz, el agricultor ha preferido sembrar tomate”

Posted on

Entrevista con
Bartolomé Martínez
Gerente de CASAT

CASAT es una Sociedad Agraria de Transformación ubicada en la localidad de Don Benito (Badajoz) en la comarca de las Vegas Altas. Sus antecedentes se remontan al año 1985 cuando un grupo de agricultores y ganaderos de la zona se unieron para secar y comercializar sus producciones de maíz. Desde entonces ha ido diversificando su actividad a otros productos agroganaderos y ampliando sus instalaciones de almacenamiento y de transformación de productos, siendo una de las cooperativas más activas en la producción de tomate. Participa de forma muy directa en una de las grandes industrias cooperativas de tomate, Pronat, con sede en Don Benito.

¿Cómo discurrió para CASAT finalmente la campaña del 2016 y cómo se presenta la del 2017?

En la pasada campaña nuestra OPFH fue de las más afectadas por las tormentas de granizo que hubo, las cuales fueron especialmente virulentas en la zona entre Don Benito y Villanueva de la Serena. Si al daño del granizo, le sumamos los daños por los temporales anteriores y el verano tan caluroso que tuvimos, hizo que la media de la OPFH fuera de unas 72 toneladas por hectárea de media, cuando años anteriores había estado en el entorno de los 90 toneladas por hectárea. En cuanto al año 2017, la intención es poner aproximadamente la misma superficie que el año pasado, entre 2.700 a 2.800 hectáreas de tomate.

En el volumen global de las plantaciones, ¿cómo influyen los precios acordados con las industrias y también los precios del maíz como cultivo comodín?

Este año debido a los bajos precios de maíz y arroz, el agricultor que pueda pondrá tomate, siempre que los precios sean similares a los del año pasado. Si el maíz tuviera un precio de unos 20 o 30 euros más por hectárea, entonces es probable que muchos agricultores no incrementasen su superficie y mantuviesen la superficie de tomate que venían poniendo otros años. Pero como todos sabemos, el precio del maíz depende de un conjunto de factores ajenos a España, que tomarán una u otra dirección, que no controlamos.

¿Qué grandes retos debe afrontar el sector productor de tomate para seguir siendo competitivo?

Lo que viene haciendo desde hace años, que ha supuesto casi duplicar la media de kilos por hectárea en los doce últimos años: mecanización, riego localizado, selección de variedades, mayor tamaño de explotación, asesoramiento técnico… ¿Se puede seguir mejorando? Sí, reduciendo costes en riego y tratamientos fitosanitarios, con nuevos sistemas de riego, usando productos novedosos que mejoran el cultivo, asociándose para buscar intereses comunes, usando variedades mejoradas…

Otro aspecto muy importante, por el cual CASAT viene apostando desde hace varios años, es la producción de tomate con el uso exclusivo de productos de Residuo Cero, lo que hace que ese tomate se pueda destinar a clientes y productos específicos en las distintas industrias y que además de preservar el medio ambiente, podrían tener un mayor valor añadido.

Las 12 industrias extremeñas contratarán 2,14 millones de toneladas de tomate

Posted on

Se plantarán en la región 24.108 hectáreas: Conesa, Tomates del Guadiana, Pronat y Tomalia lideran la transformación, y Acopaex, AN y Casat la producción

Un viaje por las Vegas Altas y Bajas del Guadiana, y por el Valle del Alagón cacereño, en los meses del verano deja claro la gran importancia industria, agraria y laboral del cultivo del tomate en Extremadura. El llamado oro rojo deja cada año cientos de millones de euros en la economía regional, con gran proyección hacia los mercados exteriores.

Actualmente trabajan en la región 12 empresas transformadoras de tomate que pertenecen a 12 empresas o cooperativas. Una gran sopa de tomate –plato típico de la gastronomía extremeña en los meses de calor- que engloba a unos 2.000 productores.

Esta campaña  las industrias extremeñas contratarán 2,14 millones de toneladas de tomate, de las que 2,09 millones procederán de la región. En total se plantarán en las Vegas del Guadiana y en el Valle del Alagón un total de 24.108 hectáreas, lo que supone un 1% más que en la campaña anterior. Aunque con un ligero descenso previsto en rendimiento. A las 14 empresas transformadoras se unen las envasadoras de tomate y derivados Tomcoex y Nestlé, ambas en Miajadas.

Con el paso de los años, un grupo privado –Conesa- y varias industrias controladas por cooperativas (Tomates del Guadiana, Tomalia y Pronat) han ido liderando el sector elaborador de tomate en la región. Conesa, tras la compra de la antigua Tomix –hoy Conesa Vegas Altas- y de Agraz/Agroex concentrará esta campaña 713.000 toneladas de tomate, algo menos que en la anterior.  Mientras, Tomates del Guadiana, en la órbita de Acopaex, contratará 362.000 toneladas, seguida de Transa con 268.000 toneladas –la que más baja de las grandes-, Pronat con 243.000, Tomalia con 197.000 y Alsat con casi 150.000.

Empresas marquistas muy importantes en el sector de la distribución como Apis (Carnes y Vegetales), que contratará 44 millones de kilos; Inpralsa-GB Food con 88 millones de kilos desde Miajadas y Cidacos con 43,3 millones de kilos desde Coria, también cuentan con una destacada presencia industrial en Extremadura en el sector del tomate.

Mientras, por el lado de la producción existe aún más atomización, ya que hay 21 OPFH entregando tomate además de a título individual. La más activa esta nueva campaña será Acopaex con 538 millones de kilos en 6.014 hectáreas contratadas, seguida de AN con 332 millones de kilos en 3.884 hectáreas y Casat con 253 millones de kilos en 2.969 hectáreas.

Año a año, el tomate es el sector exportador más dinámico de Extremadura junto a la fruta. Más de 280 millones de euros en ventas entre tomate a granel y elaborado, y salsas, que tiene en Francia, Alemania, Países Bajos e Italia a sus principales destinos, y que llega también a mercados lejanos como Estados Unidos, Rusia, Japón o Brasil.

Las industrias cooperativas concentran el 39% del negocio tomatero frente al 34% del grupo Conesa

Posted on

Entre Acopaex, AN y Casat entregaron el 51% del tomate extremeño

tomates-del-guadiana

La campaña del 2016 ha sido agridulce para el sector tomatero de Extremadura porque no se han cumplido las expectativas de contratación acordadas con la gran industria. La fuerte tormenta de granizo en la primera semana de Julio unido a otros problemas climatológicos que retrasaron la cosecha provocó que la producción se quedara unos 334 millones de kilos por debajo de lo previsto.

Según los datos de la Mesa de Tomate, la superficie de tomate finalmente cosechada en la región durante la pasada campaña fue de 22.645 hectáreas para una producción entregada a la industrias de 1,77 millones de toneladas frente a los 2,1 millones contratados. Más de 1.224 hectáreas se quedaron sin producir.

Tras la desbandada en Acorex, la cooperativa líder en producción de tomate es Acopaex  con 437,7 millones de kilos entregados y una superficie cultivada de 5.121 hectáreas. El segundo grupo es la cooperativa navarra AN, que agrupa a buena parte de las antiguas cooperativas de Acorex, y que entregó un total de 269,6 millones de kilos con una superficie de 3.490 hectáreas. En tercer lugar figura Casat con 194,8 millones de kilos para 2.437 hectáreas.

Hay que destacar que el volumen contratado por productores individuales es muy alto, con 133 millones de kilos y un total de 1.774 hectáreas. Otros grupos productores importantes en la última campaña han sido Sumifruit y Phenix. En total, Acopaex entregó el 24,7% del total del tomate extremeño, seguida de AN con el 15,22% y CASAT con el 11%.

Gracias a la transformación de tomate de otras zonas, especialmente de Andalucía y Portugal, las industrias de tomate asentadas en Extremadura pudieron al final transformar un total de 1,87 millones de toneladas con un total de 23.729 hectáreas contratadas.

Entre las grandes industrias regionales destaca el liderazgo del Grupo Conesa si se suman las industrias de su propiedad: Conesa, en Villafranco del Guadiana, con 297 millones de kilos; Agraz-Agroex con 184 millones de kilos y Conesa Vegas Altas (la antigua Tomix) con 164 millones de kilos. Entre las tres concentran el  34,4% del negocio tomatero de Extremadura.

En segundo lugar se sitúa Tomates del Guadiana, ligada a Acopaex, con 322 millones de kilos y que también participa en Carnes y Vegetales (APIS), con 41,2 millones de kilos; en tercer lugar se situó Transa con 217,3 millones de kilos, seguido de Tomalia con 192,7, Pronat con 186,7 y Alsat con 118. Mientras, Inpralsa, propiedad del gigante Gallina Blanca/GB Food, transformó desde Miajadas 73,9 millones de kilos y Cidacos se quedó desde su factoría en Coria en los 39,1 millones de kilos.

Tras la venta de Tomix en Miajadas a Conesa, los grupos cooperativos concentran el 39,6% de la transformación de tomate en la región.

Semillas Fitó mostrará en Fruit Logística de Berlín sus novedades en variedades hortícolas

Posted on

tomate-semillas-fito

Semillas Fitó participará, del 8 al 10 de febrero, en la Fruit Logistica 2017 de Berlín con la idea clara de sorprender a sus clientes de todo el mundo. Para ello, va a presentar un stand diferente y llamativo donde el producto final será el gran protagonista.

Otra novedad será que, además de la zona de exposición, se ofrecerá la oportunidad de degustar esta extensa gama de variedades hortícolas que caracterizan a la compañía  como un experto en su sector.

Entre ellas no faltará el tomate Monterosa, variedad única desarrollada por Fitó y distribuida por Gavà Grup que consigue mantener el sabor tradicional de los tomates de la huerta, el cual ha sido reconocido recientemente por Mercabarna con el premio a la mejor innovación por su puesta en el mercado donde ya se ha hecho con un importante hueco.

Para conocer toda la oferta y novedades que nos presenta la compañía, habrá que visitar el stand de Semillas Fitó en Fruit Logistica, que estará situado un año más en el Hall 1.2 (Stand C10), por donde pasarán clientes de toda Europa, Oriente Medio, Centro y Sur América, India y Asia, que son los principales mercados de la compañía.

Desde hace once años, Semillas Fitó asiste puntualmente a la feria de Berlín donde se congregan las principales marcas mundiales de semillas, nutrición y protección vegetal para el sector hortícola, así como los grandes comercializadores mundiales de frutas y hortalizas.

Fruit Logistica es la cita más importante del sector a nivel mundial y Semillas Fitó ve en esta feria la oportunidad de resaltar a nivel internacional los valores que le han hecho llegar a ser una de las grandes empresas de semillas a nivel mundial: la investigación, el servicio y la garantía de la marca Fitó.

Gracias a estos valores, que son los pilares de la compañía en sus 137 años de historia, Semillas Fitó es líder del mercado en diversos países del mundo en segmentos como el melón, la berenjena o el pepino holandés, y cuenta con una gama cada vez más importante en segmentos como el tomate, la sandía, el pimiento o el calabacín.