trashumancia

La trashumancia resiste al tiempo

Posted on

Unos pocos ganaderos mantienen viva la trashumancia desde los Montes de León a Extremadura de octubre a mayo y viceversa, que llegó a mover 130.000 ovejas

ganado cubillas de arbas
Ganado en el pueblo leonés de Cubillas de Arbas

El GPS indica que hay 474 kilómetros de distancia entre los pueblos de Navas del Madroño, en la provincia de Cáceres, y el pequeño pueblo leonés de Cubillas de Arbas, en la Reserva Natural del Alto Bernesga. Este octubre, con los fríos ya en el calendario, algún ganadero leonés subió sus 50 vacas al camión y las llevó hasta los pastos otoñales de la localidad cacereña.

“La provincia de Cáceres es la más cercana que siempre me ha asegurado buenos pastos en los meses del año en los que por aquí, en León, resulta más complicado por el tiempo. Algún año, por circunstancias, me he tenido que quedar en Cubillas y si le da por venir el invierno de nieve y hielo, el ganado lo pasa mal”. Incluso ya realiza el saneamiento ganadero en Extremadura porque le resulta más cómodo hacerlo allí. Un tema, el de la sanidad animal, que se ha convertido en un gran quebradero de cabeza para los ganaderos trashumantes, especialmente con el tema de la tuberculosis bovina.

Una trashumancia  que este ganadero lleva haciendo desde hace muchos años, para pasar de octubre a mayo en tierras extremeñas, dejando casa y familia. Lejos van quedando ya los años  en los que imponentes rebaños que sumaban más de 130.000 ovejas merinas tomaban rumbo a alguno de los cerca de 400 puertos con pastos de altura de León a finales de los años 80 y principios de los 90. Ahora, la trashumancia entre Extremadura y los territorios de las montañas leonesas apenas se limitan a unas de 30 ganaderías, la mayoría de propietarios leoneses.

La despoblación rural y su envejecimiento, la sequía en los pastos y el cambio climático, el precio de la carne en origen, las dificultades burocráticas para el traslado de animales, el coste del transporte…muchos condicionantes que van limitando una forma de vida y de ganadería casi única en Europa. Entre Extremadura y Castilla y León concentran todavía el 85% de la actividad de ganado trashumante de toda la Unión Europea, especialmente con las provincias de León y Ávila.

Iniciativas como el Registro Extremeño de Trashumantes, creado por la Junta de Extremadura en diciembre del 2016, intentan mantener viva esta forma de pastoreo. “Los desplazamientos ganaderos norte-sur desarrollaron una red de comunicaciones que se mantiene en la actualidad, extendiéndose por doce comunidades autónomas y cuarenta provincias, con una longitud de 125.000 kilómetros y más de 400.000 hectáreas de superficie, de los cuales 7.200 kilómetros discurren por Extremadura, ocupando 30.000 hectáreas y llegando, en su día, a ser destino de tres cuartas partes de la cabaña ganadera”, según los datos de la administración regional. La cuantía de las ayudas depende de los diferentes tipos de explotaciones ganaderas, siendo de 4 euros por unidad de ganado vacuno y equino, al día; y de 0,60 céntimos por unidad de ovino y caprino, al día.

La labor de entidades como la Asociación Trashumancia y Naturaleza, que cuenta entre sus promotores con ganaderos extremeños, también intenta mantener viva con numerosas actividades la esencia de la trashumancia. O la de municipios como Siruela , “Capital de invierno de la Trashumancia”.

No es hasta la década de los40 del siglo pasado cuando el uso del tren se generaliza para todo tipo de rebaños, especialmente los de la Montaña occidental leonesa (Babia, Luna, Omaña y Laciana) y los de la Tercia, Mediana y Valdelugueros, hacia Villamanín y La Pola de Gordón. En los últimos años, pueblos como Sena de Luna, Cabrillanes, San Emiliano, Vegarada, Redipuertas o Villaverde de la Cuerna figuran entre los más activos de la trashumancia leonesa.

Históricamente los municipios extremeños de la zona de Alcántara, Membrío, Brozas y Trujillo han sido las más activos en el envío de ganado en verano a los pastos de los montes leoneses, siendo menor las que procedían de la Serena o de Valle de Alcudia en Ciudad Real.

Hoy sábado concluye la Fiesta de la Trashumancia celebrada en la Siberia Extremeña

Posted on

Esta comarca celebra desde el pasado miércoles y hasta hoy sábado su tradicional “Fiesta de la Trashumancia”, una cita consolidada que como cada otoño tiene lugar en la “Siberia Extremeña”. Esta edición ha contado con un amplio recorrido, que tiene su punto de partida en el municipio pacense de Fuenlabrada de los Montes para concluir hoy sábado 25 de noviembre en Siruela, atravesando en su itinerario las localidades de Garbayuela y Tamurejo.

La ruta fijada en tres días ha transcurrido por la Cañada Real Segoviana, la orilla del río Guadalemar, la Serranía de Garbayuela y la Cañada de las Merinas, donde se puede disfrutar del magnífico ecosistema de dehesa y de humedales de esta comarca extremeña, repleta de espacios naturales. Los ejemplares protagonistas del evento forman parte del sector ganadero autóctono español como son la especie ovina merina negra, la caprina verata y retinta extremeña, así como el asno andaluz, propiedad todas ellas de la reserva de conservación, preservación y recuperación de razas autóctonas que la acreditada Familia Cabello Bravo tiene en esta comarca, siendo especies que se encuentran en peligro de extinción según Catalogo Oficial de Razas de Ganado del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Este evento convierte a La Siberia estos días en el epicentro del sector a nivel nacional contando con numeroso público de todos los rincones de España, y de países europeos como Inglaterra, Alemania, Portugal y Suiza, que ya asistieron en ediciones anteriores. Desde la organización indican que se trata de ampliar e ir aumentando las actuaciones que se llevan realizando desde el año 2011 en esta comarca extremeña. Un proyecto de carácter educativo, social y ambiental cuya actividad está alineada con la Estrategia de Economía Verde y Circular: “Hacia un Modelo Extremeño de Economía Verde y Economía Circular – Extremadura 2030” que el gobierno autonómico ha puesto en marcha en el conjunto de la región extremeña.

Este acontecimiento sirve para promocionar y poner en valor la actividad trashumante y la ganadería autóctona extensiva tradicional, recorriendo diversos municipios de la comarca con un rebaño trashumante a través de las principales cañadas, cordeles y veredas con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la conservación, protección y preservación del patrimonio económico, cultural, medioambiental, alimentario y genético que es la trashumancia, la ganadería autóctona extensiva así como la dehesa, contribuyendo al mantenimiento de la biodiversidad productiva extremeña y española, mostrando y dando a conocer a la sociedad el verdadero valor de este patrimonio, protegiendo y gestionando de forma económica y ambientalmente sostenible los recursos naturales y ambientales del territorio como herramienta de gestión del suelo, recursos hídricos, prevención de incendios forestales y lucha contra un importante reto presente y futuro como es el cambio climático.

Paralelamente esta fiesta cuenta con diversos talleres de lana así como con magníficas exposiciones sobre “Trashumancia y Trasterminancia”. A su vez han destacado que se trata de defender el patrimonio natural y público que representa la red de vías pecuarias, divulgando la importancia ecológica y social a nivel regional, nacional e internacional de la actividad trashumante, generando vocaciones entre la juventud para fomentar el relevo generacional mediante la incorporación de jóvenes al medio rural. En este sentido cabe destacar la función de difusión y promoción en cuanto a las características gastronómicas singulares de la comarca de la Siberia Extremeña, difundiendo los valores culturales de la región extremeña, así como las tradiciones sociales del ámbito rural dinamizando territorios, poniendo en conexión la población rural con aquella atraída desde los núcleos urbanos.