turismo

Un paseo didáctico para descubrir las aves esteparias de la ZEPA de Magasca y su entorno

Posted on

NP 18.05.18 Salida ZEPA Magasca

La Asociación para el Desarrollo Integral de la Comarca Miajadas-Trujillo (ADICOMT) continúa con la serie de paseos didácticos para el conocimiento y disfrute de los recursos naturales del territorio. En este caso toca el conocimiento y visita de espacios especialmente interesantes para la observación de aves.

Será el domingo, día 27 de mayo, cuando se podrán observar las aves ligadas a estos medios agrícolas de secano por el entorno de la ZEPA de Magasca, espacio protegido que ocupa los términos de Trujillo, La Cumbre y Santa Marta de Magasca. El objetivo de este paseo es conocer un poco más sobre la diversidad de aves que encierran estos paisajes y poner de manifiesto la situación delicada que están pasando.

El punto de salida será la Plaza de España de La Aldea del Obispo a las 9.00 de la mañana. Desde allí se emprenderá la marcha hacia el espacio de la Red Natura 2000 “ZEPA Magasca”. Aquí viven el aguilucho cenizo, la avutarda, la ganga ortega… En esta jornada se visitarán los Puntos de Interés Ornitológico del Cordel de los Cerralbos (P.I.O. 1), de la Cañada Puente Mocha (P.I.O. 2) y de Finca Doña Catalina (P.I.O. 3).

Tienes toda la información de estos Puntos de Interés Ornitológico en la página http://www.iberoaves.com/pios-puntos-de-interes-ornitologico/ y de la ZEPA de Magasca en http://www.turismoextremadura.com/viajar/turismo/es/explora/ZEPA-Magasca/

En la página web de ADICOMT (http://www.adicomt.com/actividades/mevents/salida-2018/) podrás encontrar más información y la forma de inscribirse a estas salidas o bien contactar directamente con ADICOMT en el mail adicomt@adicomt.com o en el teléfono 927161476.

Salida 2 Aves

Cinco rutas mostrarán las aves, libélulas, orquídeas y estrellas en la comarca Miajadas-Trujillo

Posted on

Salida en Alcollarín

Con la llegada de la primavera la Asociación para el Desarrollo Integral de la Comarca Miajadas-Trujillo (ADICOMT) lanza una serie de rutas/paseos/talleres guiados para el conocimiento y disfrute de los recursos naturales del territorio.

Entre el 20 de mayo y el 16 de junio se realizarán estas 5 salidas con temática diversa. Aves, orquídeas, odonatos, paisaje y estrellas forman el menú variado para mostrar el potencial que suponen ciertos recursos naturales existentes en nuestra tierra.

Se realizarán en fin de semana en horario de mañana, salvo la que se diseña para disfrutar de las estrellas.

La primera de las salidas será el 20 de mayo y tendrán como objetivo el avistamiento de las orquídeas que hay por la zona, con especial presencia en el entorno de Garciaz.

Por otro lado, el 27 de mayo habrá una ruta por la zona de Llanos de Magasca y Trujillo, para disfrutar de la presencia de aves de distintas especies.

La tercera salida se dedicará a la observación y fotografía de estrellas en Escurial el 2 de junio.

A continuación, hay programada una ruta senderismo con interpretación paisajística el 10 de junio en Santa Cruz de la Sierra.

Y la última actividad consistirá en la observación de libélulas en las zonas húmedas del río Alcollarín y los regadíos de Pizarro el 16 de junio.

En la página web de ADICOMT (http://www.adicomt.com/actividades/mevents/salida-2018/ ) podrán encontrar más información y la forma de inscribirse a estas salidas o bien contactar directamente con ADICOMT en el mail adicomt@adicomt.com o en el teléfono 927161476.

Cartel Salidas Naturaleza 2018

Un fin de semana para descubrir los misterios de la dehesa de Valdepajares de Tajo

Posted on

valdepajares 2 (2)

En colaboración con Vivencia Dehesa y Natursierra, Valdepajares de Tajo, la finca de 256 hectáreas de dehesa de encinas y pastizal, enclavada en el término municipal de Peraleda de la Mata propiedad de la princesa Nora de Liechtenstein, abre sus puertas para que puedas disfrutar de un auténtico programa para sacarle todo el jugo al más mediterráneo de nuestros paisajes.

De viernes a domingo, del 18 al 20 de mayo próximos con alojamiento incluido, en “Los misterios de la Dehesa de Valdepajares de Tajo”, el visitante podrá recorrer el ecosistema de la dehesa adentrándose en la riqueza biológica de la dehesa de Valdepajares de Tajo para ver en primera persona al proceso de restauración sufrido por la finca para convertirse en un icono del conservacionismo sostenible. Esta finca fue declarada por la Junta de Extremadura como Área Privada de Interés Ecológico tras el trabajo realizado de restauración medioambiental.

La noche dará paso a una interesante experiencia que introduce en el mundo nocturno de la dehesa, anfibios y rapaces nocturnas comparten el territorio con jinetas, tejones, nutrias, jabalíes, ciervos o corzos bajo un cielo estrellado. Para poder vivir al día siguiente una auténtica experiencia pastoril, el careo, la esquila o la elaboración de quesos explicadas por sus protagonistas de una manera amena y cercana. Se podrá conocer  la experiencia de un pastor que trabaja y convive, en los Alpes suizos, con una naturaleza extrema en la que la custodia del territorio y una ganadería sostenible y respetuosa con los animales puede ser posible.

Y se reproducirán las veladas que acontecían en los chozos de las majadas, donde las historias y las fábulas venían a la boca, junto al fuego, y se recordará  los antiguos oficios que había alrededor de la Dehesa.

Esta experiencia, cuando la dehesa extremeña está en todo su esplendor tras las abundantes lluvias de primavera, también quieren servir para recordar los peligros que acechan sobre el ecosistema de la dehesa en la actualidad.

“La pérdida de biodiversidad y máxima rentabilidad de la dehesa –aseguran desde Vivencia Dehesa– ha terminado agotando un ecosistema sumamente sensible y pobre, que sólo en las sabias manos de los paisanos parecía lucir como una joya. La explotación sistemática por especies ganaderas de alta rentabilidad, han roto el frágil equilibrio que durante siglos mimó y cuidó estas tierras para robarles el máximo fruto posible. Hoy muchas de las dehesas de nuestro país están heridas de muerte, sus pastos se empobrecen, su arbolado no encuentra sucesores y su variedad biológica se extiende a un puñado de especies que a duras penas sobreviven al sobrepastoreo de sus tierras”.

Más información en www.vivenciadehesa.es

valdepajares 2 (1)

En Extremadura, que te la den con queso

Posted on

ruta del queso

Extremadura ofrece como especial atractivo turístico la Ruta del Queso, en la que trabajan alrededor de 50 empresas -explotaciones ganaderas, queserías, tiendas especializadas, empresas de actividades, hoteles, casas rurales y restaurantes-, y que ha sido impulsada por la Dirección General de Turismo, con la colaboración de las Diputaciones de Badajoz y Cáceres y las Denominaciones de Origen Queso de La Serena, Queso Ibores y Torta del Casar.

Desde hace siglos, los rebaños de ovejas y cabras, los caminos de la trashumancia, los pastores, su acervo cultural y sus recetas -migas, caldereta de cordero, los propios quesos-forman parte del paisaje y la forma de vida de Extremadura.

Gracias a esta iniciativa es posible conocer el origen y el proceso de fabricación de este manjar a través de visitas a fincas y productores, degustarlo en restaurantes y alojamientos con encanto y vivir experiencias relacionadas con la naturaleza, el patrimonio y la historia de sus territorios.

Ruta del Queso de la Serena
Tres son los ingredientes naturales y procesos que fijan las características del queso de La Serena: la leche de la oveja merina, la alimentación de ésta, basada en los aromáticos pastos de los 21 términos municipales de la comarca de La Serena, y la coagulación natural, que se lleva a cabo con cuajo vegetal, el Cynara cardunculus, popularmente conocido como Hierbacuajo.

Se trata de un producto tan exquisito que para la fabricación de un kilogramo de queso de La Serena se necesita la producción de 15 ovejas, ya que de esta raza merina solo se extraen 0,350 litros de leche diarios.

El método de salado es totalmente manual y cada pieza se sala de forma individual con sal marina mediante frotación. Una vez finalizado este proceso, el queso se cura durante 60 días en tablas de madera que se introducen en cámaras de oreo, donde se voltea de forma diaria.

La inmensidad de sus estepas, donde el silencio cobra sentido en toda su expresión, acoge hoy un enclave natural único y uno de los ecosistemas faunísticos más importantes de Europa. Cuatro biotopos casi intactos de sierras, dehesas, humedales y pseudoestepas albergan una de las reservas para aves más importantes del continente, que año tras año es testigo del ritual que acontece en sus milenarias dehesas: la migración de las grullas.

El santuario orientalizante de Cancho Roano es uno de los conjuntos materiales más importantes de la protohistoria de nuestro país. De la presencia romana en la comarca nos hablan conjuntos como el único dístilo romano de la Antigüedad en España, en Zalamea, o el fantástico yacimiento de Hijovejo en Quintana de la Serena. A partir de aquí son los castillos controlados por las órdenes militares de Alcántara o la del Temple los que nos hablan de la importancia estratégica de esta comarca.

Ruta del Queso de los Ibores
En Extremadura no se puede hablar de quesos de cabra sin hacer una mención especial al queso Ibores. Su producción se extiende a lo largo y ancho de las sierras de alcornoques, encinas y monte bajo, en el nordeste de Extremadura, en las comarcas naturales de Villuercas, Ibores, La Jara y Trujillo, en un total de 35 términos municipales.

El apreciado y único sabor del queso de cabra de esta DOP se debe a que los ejemplares de las tres razas, la Verata, la Retinta, la Serrana, y sus respectivos cruces, pastan libremente, aprovechando las bellotas y los pastos de la dehesa extremeña, como la jara, brezo, tomillo y romero, lo que confiere al producto final una calidad inigualable.

Para entender el Queso de Los Ibores sólo tenemos que entrever el colosal paisaje en que se crían sus rebaños de cabras. Su escarpada orografía esconde un paisaje sobrecogedor en el que la perfecta simbiosis entre los usos y costumbres de sus primeros pobladores y sus caprichosas formas nos regala una experiencia única e intensa. Estamos en el corazón del Geoparque Villuercas Ibores Jara. Y cuando parece que nada más puede sorprendernos, en pleno corazón de la comarca, encontramos la Puebla de Guadalupe, lugar de peregrinación de reyes y reinas y cuya vida gira en torno al Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y cuyo claustro está considerado la obra mudéjar más importante de la península.

Ruta de la Torta del Casar
La Torta del Casar es un queso natural, elaborado mediante métodos tradicionales a base de leche cruda de oveja procedente de ganaderías controladas, cuajo vegetal y sal. La DOP engloba 36 términos municipales dentro de las comarcas cacereñas de los Llanos de Cáceres, Sierra de Fuentes y Montánchez, ocupando así 400.000 hectáreas.

El uso de este cuajo vegetal extraído del cardo ‘Cynara Cardunculus’, junto con el saber de los maestros queseros, genera durante el proceso de maduración una intensa proteólisis (degradación de proteínas mediante enzimas) cuando la corteza aún no está plenamente formada, lo que hace que los quesos no soporten su propio peso, tendiendo a aplastarse y a abombarse por los lados. El resultado es un queso de corteza ligera y fina, semidura.

Su principal característica es su textura altamente cremosa, que hace que en determinados momentos de la maduración deba ser vendado para evitar que la pasta, de una tonalidad entre el blanco y el marfil, se derrame a través de las grietas de la aún blanda corteza.

Desde la Sierra de San Pedro hasta la Sierra de Montánchez, entre berrocales y llanos, discurren los dominios de la Torta del Casar. Senderos, cordeles y cañadas nos hablan del devenir de la tierra de la trashumancia y de los pastores y sus rebaños. Lavaderos de lanas, molinos, castillos y encinas centenarias jalonan estos caminos; y al final de la jornada, la promesa de un merecido descanso en la ancestral ciudad de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad.

Plazas porticadas, cementerios excavados en roca y castillos que por siglos han guardado el paso seguro de los rebaños trashumantes esperan al viajero que, de camino a la Ruta de los Molinos, encontrará cobijo a la sombra de la encina más antigua del mundo. Podrá perderse en el Monumento Natural de Los Barruecos, paraje que parece haber sido cincelado por las manos de gigantes, y que hoy acoge el Museo Vostell-Malpartida.

Web: http://rutadelqueso.es

El turismo de naturaleza atrae cada vez a más turistas europeos hacia Extremadura

Posted on

Destacan los viajeros procedentes de Portugal, Francia, Reino Unido, Alemania y Holanda que pernoctan más que el nacional y con mayor gasto por persona

grullas

Cualquier turista que recorra las carreteras secundarias de La Siberia extremeña o de las Villuercas quedará impresionado por su naturaleza y especialmente por su poca masificación. Muchos de los centroeuropeos que han llegado a vivir a pueblos extremeños en los últimos años, lo que más destacan es la naturaleza salvaje de gran parte del territorio y que aún se puedan recorrer decenas de kilómetros sin ver rastro de la presencia del hombre en las dehesas y campos de la región.

Las cifras estadísticas también siguen mostrando el crecimiento del turismo extranjero en la región: sobre todo de portugueses, franceses, británicos, alemanes y holandeses. Durante el año 2017 el número de turistas internacionales que visitó la región creció el 13,2%, cuatro veces más que la media que lo hace el turista nacional. Y además, pernoctan el doble que los turistas españoles.

El perfil de visitante extranjero que llega a Extremadura también es diferente al nacional en parte. A excepción de los portugueses, el resto de turismo centroeuropeo suele ser de entre los 50 y 65 años, con estudios y ciertas inquietudes medioambientales. De ahí su elección de un destino como el de Extremadura. Una imagen que la Junta de Extremadura quiere potenciar de la región como un destino  “fresco, slow, sostenible, auténtico y de experiencia”.

Un claro ejemplo lo encontramos en los amantes del Birdwatching, para los que Extremadura se ha convertido en uno de los grandes referentes a nivel europeo para el avistamiento de todo tipo de aves, desde las Grullas de las zonas de humedales y regadíos hasta los buitres de Monfragüe. Hay que recordar que el 74% del territorio extremeño está dentro del Inventario de Áreas Importantes para las Aves de España, según SEO/Birdlife. No hay ningún otro territorio en España que reúna este porcentaje, pese a tratarse de las dos provincias más extensas en kilómetros cuadrados de España. A lo largo de su ciclo anual, es posible contemplar hasta 337 especies de aves en las diferentes comarcas extremeñas, de ellas más de 190 reproductoras. Pocas imágenes son tan evocadoras de Extremadura y su naturaleza como las bandadas triangulares de grullas en el cielo.

El objetivo de Extremadura también pasa por alcanzar mercados más lejanos, como Estados Unidos y China. La Dirección General de Turismo de la Junta de Extremadura va lanzar este año una campaña de promoción en ambos. De Estados Unidos, la mayoría de los turistas que viene a Extremadura lo hace para cazar en cotos de caza.

68 TURISMO

Carreteras escénicas
Entre las novedades que la Dirección General de Turismo quiere llevar adelante en el 2018 destaca la puesta en marcha de un plan de promoción denominado “Carreteras Escénicas” para potenciar el turismo de motor, con rutas específicas. Como ocurre con la apertura de dos nuevos centros de BTT para cicloturistas en Cáparra y Ambroz. Se trata de un turismo activo en claro crecimiento en España.

También se potenciará la imagen de varias comarcas y municipios del sur de la provincia de Badajoz como Zafra, Llerena y Jerez de los Caballeros, con planes de promoción turística propios, al igual que el Valle del Jerte. Se prevé la apertura de los albergues de Hervás, Villafranca de los Baros y Alcuéscar para atraer senderistas y también peregrinos del camino de Santiago en la Vía de la Plata.

Por parte de la Diputación de Badajoz, la apuesta por el turismo de pantanos, uno de los grandes tesoros naturales de la región, también se intensificará. Al igual que las rutas gastronómicas, desde la de Ribera del Guadiana hasta las del ibérico, los aceites de oliva virgen extra o los quesos.

A Extremadura le faltan estrellas y soles

Posted on

La región solo tiene a Atrio en la Guía Michelin de mejores restaurantes y a Atrio, Torre de Sande y Gonzalo Valverde en la Guía Repsol

DSCN0235
Restaurante Atrio, en Cáceres

Extremadura atesora una excelente cantidad de alimentos y bebidas con denominación de origen o indicación geográfica protegida. Y otros que no lo son pero que también tienen gran fama y que componen una variada despensa de primera calidad. Sin embargo, en los fogones, los reconocimientos no son tantos en las principales guías gastronómicas.

Junto a la Región de Murcia, Extremadura es la que menos restaurantes con Estrella Michelin tiene en la actualidad: solo Atrio en Cáceres comandado por Toño Pérez y José Polo, que mantiene sus dos estrellas en la Guía del 2018. Un gran reclamo para la ciudad de Cáceres que debe una buena parte de su prestigio también a su impresionante bodega, con excepcionales añadas de bodegas de primer nivel nacional e internacional. Sus precios oscilan entre los 110 euros del menú tradicional y los 129 euros del menú degustación de media para deleitarse con unas cortezas agridulces de ibérico, una loncha ibérica de calamar y curry o su sugerente postre de torta del Casar con membrillo trufado y aceite de vainilla.

En la edición del 2018 de la Guía Michelin han entrado 16 nuevos restaurantes con una estrella y ninguno de ellos se ubica en Extremadura. La región llegó a contar con tres restaurantes con estrellas Michelin en la pasada década: además de Atrio, también estaban entre la élite de la restauración nacional Aldeabarán en Badajoz con una estrella y Altair en Mérida con otra. Aldeabarán, cuyo jefe de cocina era Fernando Bárcena, perdió su estrella en la edición del 2008. Mientras, Altair, cuyo jefe de cocina era Ramón Caso, la ganó en el 2005 y dejó de tenerla en la Guía del 2011.

La excusa de la escasa población no puede explicar por si solo la falta de nuevos restaurantes en la principal Guía gastronómica del mundo. El caso del restaurante Maralba que ha logrado este año 2018 dos estrellas Michelin estando ubicado en Almansa, una localidad de menos de 25.000 habitantes de la provincia de Albacete, es paradigmático. O que la provincia de Huesca, con solo 221.000 habitantes, haya logrado situar a tres restaurantes con una Estrella Michelin.

Es verdad que la puesta en marcha de un restaurante de los que figuran con estrellas Michelin requiere de una fuerte inversión tanto material como en personal. Y en el caso de las Guías quizás se prima en exceso las técnicas de vanguardia y una cierta experimentación gastronómica frente a una cocina más tradicional que abunda más en Extremadura.

Otra de las Guías más prestigiosas para los amantes de la buena mesa es la Guía Repsol, que premia con Soles a los que considera mejores restaurantes de cada región. De los más de 530 restaurantes elegidos, solo tres se ubican en Extremadura: Atrio son tres soles; Torre de Sande de Cáceres con un sol desde 2015 y Gonzalo Valverde en Mérida con un sol logrado en 2017. Este último dispone de un menú ejecutivo por 18 euros.

Gisela Radant Wood: “Hay paisajes tan espectaculares en Extremadura que resulta difícil explicarlos con palabras”

Posted on

Entrevista con
Gisela Radant Wood
Autora de The Sierras of Extremadura

A mediados de octubre salió a la venta el nuevo libro de Gisela Radant Wood, una inglesa afincada en Almoharín (Cáceres), a la que el paisaje de Extremadura sedujo desde el primer momento. Es autora del primer libro de rutas senderistas por nuestra tierra escrito en inglés: Walking in Extremadura. Ahora publica The Sierras of Extremadura (Editorial Cicerone) que contiene, tras dos años de caminatas y de trabajo, 32 rutas ideales por cinco altas montañas y otras 25 sierras más pequeñas. Más de 400 kilómetros de rutas detalladas con claridad y abundancia de datos útiles y de interés, incluyendo mapas. Preparados ya para andar por nuestras sierras a partir de este otoño.

¿El lector que compre y lea Walking The Sierras of Extremadura va a encontrar una imagen poco conocida de Extremadura?

Creo que sí. Aunque mi libro tiene rutas en zonas como el Parque Natural de la Garganta de los Infiernos y el GeoParque de los Ibores, la Jara y las Villuercas, hay muchas otras zonas menos conocidas. En la Sierra de Gata anduve en lugares sin señales, pero solo seguí el camino que había planeado en mi casa con mi mapa y con mis conocimientos de la zona que había adquirido cuando recorrí la zona en años anteriores. Al igual que ocurre con las rutas de la Sierra de Montánchez y las otras sierras de los alrededores de esta zona.

Sin embargo, en este libro aparecen también lugares poco conocidos, como la preciosa zona en torno a La Garganta, pequeño pueblo situado en el extremo norte de Extremadura. En realidad, podría haber incluido en el libro por lo menos seis rutas solo de este lugar. Las oportunidades para los senderistas son muchas, pero hay pocas rutas con señales o flechas ‘PR CC’. ¡Qué lástima! En mayo, cuando pasé una semana haciendo las rutas en torno a este pueblo, las montañas estaban cubiertas de nieve mientras que el resto estaba cubierto de flores amarillas y rosas. Eran unos panoramas tan espectaculares que resultaba imposible explicarlo con palabras.

Lo mismo ocurre en el sur de Extremadura, en los alrededores de Monasterio, que tienen una enorme variedad de rutas. Algunas están indicadas con flechas y están bien señalizadas. Otras, no tanto. Como la que descubrí y recorrí, con la ayuda de palabras y flechas pintadas a mano en paredes y postes en pleno campo, y que es una ruta poco conocida pero espectacular, y que a mí me encanta, que va desde  Monesterio hasta el Monasterio de Tentudía.

Personalmente, ¿qué zona de sierras de Extremadura son la más te ha gustado cuando las has hecho?

Es difícil de decir. Me gustan todas las zonas que aparecen en mi libro. Me gusta la Sierra de Gata, pero cada vez hay más turistas. Tiene las montañas, los bosques, los pueblos de granito, los ríos que no se secan en verano y la gente tan amable. Siempre, cuando recorro esta zona tengo la sensación de unión con una naturaleza todavía virgen. Las rutas en el valle del Jerte me gustan todo el año, igual de las rutas en la Sierra de Gredos, especialmente en los alrededores de Guijo de Santa Bárbara. La Sierra Grande de Hornachos es espectacular cuando florece la jara y su castillo me pareció una estampa romántica cuando lo vi por primera vez. La Sierra Morena con sus bosques, también mi encanta.

Sin embargo, si necesito elegir una zona en los dos años que estuve haciendo las rutas para mi libro, está en la zona de La Garganta. La naturaleza -flores y aves-, los bosques, las montañas, la historia, las vistas del Valle del Ambroz, la sensación de espacio y de tranquilidad, era como medicina para mi alma.

Valle de Ambroz con Hervás al fondo ©Gisela Radant Wood

La imagen de muchos españoles, y también extranjeros, es la de una Extremadura muy llana por la dehesa ¿Habría que vender mejor una nueva imagen?

Este es un tema en el queda mucho por hacer. Tal vez la imagen de Extremadura comienza con la interpretación del mismo nombre, ‘Extremadura’. La mayoría de la gente insiste en que significa ‘Extremo y duro’. Tal vez. Yo prefiero la traducción “Más allá del Duero”. Creo que todos tenemos la responsabilidad de promover Extremadura como, sencillamente, el Paraíso.

Cualquier persona que tenga un sitio web relacionado con cualquier aspecto de Extremadura debe tener imágenes de lo exuberante y verde que es Extremadura. En las tiendas que atraen turistas, postales y calendarios y guías también podría incluir fantásticas imágenes de la maravillosa Extremadura en los meses de primavera. No menos hermoso es el campo en otoño e invierno. Para mí, incluso en verano, cuando los campos están amarillos y las encinas y los olivos se mantienen verdes bajo un cielo azul profundo, los colores vivos pueden resultar hasta dramáticos.  Aunque lo que realmente necesitaríamos es una película de muy alto presupuesto que se rodara en el campo de Extremadura. Piensa en lo que “El Señor de los Anillos” hizo por Nueva Zelanda.

¿Las provincias de Cáceres y la de Badajoz son bastantes diferentes en su paisaje y orografía?

Creo que sí. Cáceres tiene las montañas con nieve en invierno, los bosques caducifolios con sus colores espectaculares en otoño, ríos que no se secan en verano y valles llenos de flores en primavera. Hay muchos árboles frutales también y en primavera, por ejemplo, las zonas de los cerezos aparecen de blanco, y los almendros bravíos se cubren de flores de tonos rosáceos. Cáceres tiene el único Parque Nacional en Extremadura -Monfragüe-,  pero hay también Parques Naturales: el Tajo Internaciónal, de la Garganta de los Infiernos y del GeoParque de los Ibores, la Jara y las Villuercas. Creo Cáceres es la provincia más diversa de Extremadura.

Badajoz es más llana y con menos sierras. Hay millares de hectáreas inundadas de vides. Pero Badajoz tiene sierras también, menos grandes pero no menos encantadoras. Al sur de la provincia de Badajoz está la Sierra Morena, que incluye muchas pequeñas cadenas montañosas. En sus estribaciones pasta el ganado, y las sierras aquí tienen el aspecto de un lugar suave y accesible. Badajoz tiene un Parque Natural en Cornalvo, pero también hay lugares importantes para la especial protección de las aves. En el este hay espacios enormes y sorprendentes cubiertos de agua: los embalses de Orellana, Zújar y la Serena, todos con unas vistas espectaculares.

Cerro San Cristóbal y Cancho Blanco detrás, en la Sierra de Montánchez ©Gisela Radant Wood

¿Tienes pensado nuevos libros sobre Extremadura?

Sí. Quiero traducir mi primer libro de rutas al español. Aunque para ello, necesito hacer de nuevo todas las rutas para actualizar toda la información, porque ya han pasado cinco años desde su primera edición. Mi español ha mejorado y tengo buenos amigos españoles que seguro me ayudarán en mi trabajo. Si no encontrara un editor español para este libro, lo editaría como libro electrónico.

Hay lugares en Extremadura que no conozco bien y me interesaría descubrirlos: la Sierra de San Pedro; el parque Internacional del Tajo; la zona de los alrededores de Alcántara y también las zonas del suroeste de Extremadura.

Otra idea sería la de un libro nuevo, en inglés, sobre las rutas de peregrinaje en los alrededores de Guadalupe. Por ejemplo, me encanta la idea del GR 118, el ‘Camino de los Jerónimos’, entre los Monasterios de Yuste y Guadalupe. Solo los separan 56.7 km. Aunque no sé si ahora la ruta está en buen estado, pero claro que existe. También, quiero investigar el GR212, el ‘camino de los Montes de Toledo’, entre Toledo y Guadalupe, con 196 km. Estas rutas necesitarían alojamientos al lado de los caminos, pero por ahora son solo ideas.

Otra idea romántica que tengo es la de andar por las cañadas y cordeles de Extremadura. Tengo un mapa muy antiguo de estas rutas pero no conozco el estado en los que se encuentran. En mis caminatas procuro buscar nuevas señales. Por ejemplo, sé que el cordel que va desde Mérida a Trujillo, existe. Los 80 km de esta ruta se dividirían en cuatro tramos, cada uno de 20 km, con alojamiento en Aljucén, Almoharín y Ruanes. He andado algunos tramos y están en buen estado. Necesitamos un pastor, un mastín y veinte ovejas para completar este cordel entre Mérida y Trujillo en un viaje de seis días para todos aquellos turistas con ganas de tener una experiencia excepcional.