viñedo

Extremadura ha reestructurado casi 54.000 hectáreas de su viñedo desde el año 2001

Posted on

Las bodegas de la región cada vez venden en más mercados, con Portugal, Francia, Alemania, China y EEUU como prioritarios

Vendimia en Tierra de Barros (DO Ribera del Guadiana)

El mapa del viñedo extremeño actual es radicalmente diferente al de principios de los años 2000. En la reciente vendimia se ha podido ver una vez más. Como ha sucedido también en otras importantes zonas vitivinícolas españolas, las ayudas europeas para la reconversión del viñedo han supuesto la llegada de nuevas variedades y sobre todo de la introducción masiva de uva tinta en la región. Según datos del FEGA, Extremadura ha recibido un total de 266 millones de euros en ayudas europeas en el periodo 2001-2016 para reestructurar un total de 53.376 hectáreas de viñedo. La región ha sido la segunda de España, tras Castilla-La Mancha, que más fondos ha recibido para cambiar la piel de su viñedo, con el 12,7% del total de las ayudas que ha recibido España y el 14,2% del total de hectáreas.

Actualmente, el viñedo extremeño dispone de 78.499 hectáreas en producción, lo que supone que un 68% se ha reestructurado, muy por encima de la media española. Actualmente, Extremadura es la segunda comunidad con más hectáreas de viñedo, solo por detrás de Castilla-La Mancha y por delante de Castilla y León y la Comunidad Valencia. También figura entre las tres regiones españolas con mayor producción de vino, con más de 3,7 millones de hectolitros de media en los últimos años entre vinos y mostos. Aunque sigue teniendo el hándicap de la falta de riego en más del 70% de sus vides, lo que arroja vendimias de baja producción como la actual. El futuro proyecto de riego en Tierra de Barros sería clave.

La región dispone de unas 208 bodegas operativas, de las que un 80% se concentran en la provincia de Badajoz, especialmente en Tierra de Barros y alrededor. El sector bodeguero cooperativo sigue teniendo una gran importancia en producción, comercialización y exportación especialmente dentro de la DO Ribera del Guadiana, aunque las bodegas privadas –con el ejemplo de López Morenas de Fuente del Maestre a la cabeza– tienen un gran peso en la comercialización embotellada del producto.

Extremadura representa en torno al 10% de la exportación de vino español, con ventas cercanas a los 100 millones de euros, de la que la Unión Europea representa más del 90% de las compras. El mercado portugués, para consumo propio y reexportación, es el principal comprador con casi el 50% del total exportado, seguido a mucha distancia de Italia, Francia y Alemania. Destaca especialmente la creciente importancia del mercado chino, el quinto que más vino extremeño importa, que ha duplicado ventas en muy pocos años. Así como Estados Unidos, y México y Rusia.

Sigue pesando mucho el granel: el 45% de las ventas no son embotelladas. Y sobre todo, el precio medio de los graneles sigue siendo muy bajo, sin llegar a los 0,50 euros/litro en las tres últimas campañas de media. En España, la media por litro exportado es de 1,06 euros. Algo más del doble.

Anuncios

Las variedades de uva blanca siguen siendo el doble que las tintas en Extremadura

Posted on

Más de 2,5 millones de hectolitros salen de la región sin ningún sello de garantía o calidad

Extremadura  se acercará de nuevo a las 80.000 hectáreas de viñedo tras la reconversión de 15.000 nuevas hectáreas realizada en los últimos cinco años. Más de 75.000 de estas hectáreas se ubican en la provincia de Badajoz, con el epicentro en Tierra de Barros, y gran potencia cooperativa. Del total del viñedo regional, en torno a las 54.000 hectáreas sigue siendo de variedades blancas entre las que destacan la Pardina o Cayetana y la Macabeo, y casi 25.000 hectáreas de tintas, con la Tempranillo y Cabernet en cabeza.

Con esta extensión vitivinícola, Extremadura se ha consolidado como la segunda mayor productora de vino, con 3,57 millones de hectolitros en la última vendimia del 2016. Según los datos de INFOVI, de esta cantidad, 1,25 millones de hectolitro fueron de variedades tintas y rosadas y unos 2,31 millones de blancas, con algo más de 151.000 hectólitros de mosto. La región fue la tercera del mapa vitícola español, tras las dos Castillas, en producción de kilos de uva: 307,5 millones de uva blanca y 147,8 millones de uva tinta. Cifras que demuestran todavía que pese a la creciente  reconversión varietal de los últimos años, el peso de la uva y los vinos blancos en la región es muy importante.

Tanto como el volumen de los vinos a granel. Donde más trabajo le queda a las bodegas extremeñas es en la comercialización envasada de sus vinos. Y las cifras son rotundas. Si la región alcanza unas ventas de 1,38 millones de hectolitros de vino tinto a granel solo logra vender 34.000 hectolitros envasados. Una cifra muy lejana a la de otras regiones productoras como Aragón (169.000 hectolitros); Cataluña (410.000), País Vasco (409.000), Castilla y León con Ribera del Duero a la cabeza (457.000) y La Rioja en cabeza española con 584.000 hectolitros.

Pero el mayor déficit que siguen presentando los vinos extremeños es el poco volumen que sale al mercado destacando su origen, y sea con DO ó IGP. En el caso de la DO Ribera del Guadiana, es la duodécima región española con menos volumen de vinos comercializados con D.O. Mientras, en el caso de La IGP Vinos de la Tierra y Extremadura, sí es la segunda de España con mayor volumen. Sin embargo, a nivel global, más de 2,5 millones de hectolitros (767.000 de variedades tintas y 1,76 millones de variedades blancas) salen al mercado sin ningún distintivo de procedencia: ni DO ni IGP. Simplemente con su referencia a “Ex” en el registro sanitario.

Foto: DO Ribera del Guadiana

Un estudio analiza el impacto del riego en la producción y calidad de la uva blanca Macabeo

Posted on

El proyecto de “Optimización de la gestión agronómica del cultivo de variedades blancas en la región extremeña en función de la calidad y productividad”, llevado a cabo por especialistas de CICYTEX, se encuentra en su primer año de estudio.

El grupo de investigación, formado por especialistas en Viticultura y Enología de CICYTEX, ha analizado los datos procedentes de un campo de ensayo en el que se aplicaron programaciones de riego en diferentes periodos del ciclo de la vid, obtenidos en la campaña 2016.

Además del incremento que se obtiene en la producción de la uva en relación al secano, el riego tiene también su incidencia en la composición de la uva y en la calidad sensorial de los vinos, elaborados también en CICYTEX con dicha producción.

El 2016 ha sido el primer año de ejecución de este proyecto, que durará hasta 2018. El campo de ensayo ubicado en un viñedo de uva blanca Macabeo, en una finca colaboradora de CICYTEX, está situado en la localidad de La Albuera (Badajoz).

El ensayo evalúa el efecto de cuatro manejos del riego: uno de secano y otros tres en los que se ha aplicado la misma estrategia de riego pero en diferentes momentos del ciclo de la vid: riego continuo desde el cuajado del fruto a la vendimia; riego desde cuajado a envero (inicio de maduración); y riego desde envero a vendimia.

En los tres casos en los que se aplicó el riego, se obtuvo un incremento de producción con respecto a la obtenida en el cultivo de secano. Este incremento fue mayor en el riego continuo, con un 38% más de producción en relación a la de secano. De igual modo, se obtuvo un 19% más de producción con el riego de cuajado del fruto a envero, y un 11% más de producción con el riego de envero a vendimia.